viernes, 18 de noviembre de 2016

DIARIO PARA UN DESTIERRO: Movimiento hierático

De la dulce emoción duradera de mi odio auténtico por ti, surge un extraño esplendor de mi alma… Del apartado rincón del universo en el que mi corazón está vapuleado por la tragedia, allá en el horizonte azulado, surge con estilo afectado y frustrado una especie de escrúpulo relativo… Todo esto porque me abandonaste y ya no puedo sentir devoción por ti, tú, que no sabías de atardeceres, ni de placeres incontables, ni de palabras inevitables.

Elegiste con un salvajismo incomprensible mi cielo, y la muerte, como consuelo de tu vivir.

Yo siento todo esto, siento vacía mi materia, siento mi vida en el centro del huracán, siento el absurdo de no poder explicar bien quién soy yo, siento que mi corazón ahora no existe, ¡siento tan diferente la idea de la muerte!, ¿sabes?, ¡tan diferente!...Yo, que no concibo el amor sin ternura, y ahora, ahora tú que ya no estás ni estarás…Tú... Que jamás estarás ya.

sK

                                                   

11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Efectivamente, si ya no va a estar...

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues estar, está. Al menos en mí sigue estando.

    Un beso, guapa :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede estar, pero mejor que no juegue a quedarse.

      Un beso!

      Eliminar
  3. Estará muerto pero parece estar muy vivo en ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El centro del huracán, donde no eres tú el que se mueve sino todo lo de alrededor, es el mejor sitio para encontrarse a uno mismo.

    Un abrazo Sofya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Alejo, eso dicen del huracán y de su centro... ¡qué alegría verte por aquí!

      Cuídate. Abrazo enorme :)

      Eliminar

  5. ¡Qué alivio!, por un momento, largo e ingrato momento, creía que hablabas de mi.

    ResponderEliminar
  6. Los vaivenes del desamor, ese haber salido del amor y no haber entrado aún en la indiferencia… Tremendo. ¿Quien no lo ha sentido alguna vez?
    Muchos besos, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Isabel...

      Muchos besos también para ti.

      Eliminar