viernes, 28 de octubre de 2016

UNA DIVINA COMEDIA DE MOTEL DE CARRETERA

Ella miraba a su alrededor con gesto de incomprensión total y absoluta, muy exaltada le miró retándole:

-  Siempre has sentido fascinación por esta basura ¿verdad?, ¡por eso me traes a este maldito motel de carretera, como si fuera una jodida furcia! 
- Tranquilízate, lo de hoy no es más que una de mis fantasías, un desenfreno total de razonamiento pobre, es sólo eso.

Ella le miraba perpleja…

Esto no son más que los pormenores de ser la otra.
¡No digas eso!, sólo deseo que disfrutemos juntos.
¡Me importa una puñetera mierda tu fantasía!

Él se aproximó, la abrazó fuertemente y besando su cuello le susurró:

Yo te daría mi vida entera, eres una mujer fascinante, tu locura es sexi, me descentro con tu sola presencia, mis antiguas angustias han desaparecido desde que te conozco, mi dolor, mi caos, mis miedos…

Ella se apartó más tranquila, le miró con aire relajado que no convencido y añadió:

Estoy cansada de mi trabajo, la facultad está llena de carcas elitistas que interfieren en mis labores docentes, y cuando te conocí estaba predispuesta al amor, pero ya ha pasado casi un año y ser tu amante me está confundiendo, no sé si estoy siendo responsable, ni consecuente, no sé si es una ficción o es realidad, no sé si follas con mi ego o si lo haces con mi yo herido…
¡Yo no te follo, yo te hago el amor!, ¿todavía no te has dado cuenta?, ¡quisiera salir es este infierno, pero no sé cómo hacerlo!...
¡Pues ahí te quedas en tu particular infierno Dante, en tu vorágine tormentosa, con tu divina comedia de motel de carretera!...
¡Por favor Laura, siento un miedo atroz a esta soledad, contigo y tu compañía mi vida tiene sentido!
-  Ese es el problema, que tú buscas compañía porque te sientes solo, yo busco algo más, busco un compañero con el que aprender y crecer, que sepa follarme y sepa hacerme el amor de tal modo que yo pueda diferenciar perfectamente cuando es sexo puro o cuando el acto está contaminado por las emociones…Yo sólo quiero eso… Y es una idea bastante noble, ¿no te parece?...

Al salir de la habitación y tras un portazo descolgó un cuadro que había en la pared al lado de la puerta. Fuera, los ruidos de la calle le parecieron estar cortados a cuchillo, entonces pensó en cuánta maldad hay en la inconsciencia de los sentimientos y las emociones. Y en su soledad, se sintió malvado e inconsciente.

sK
                                             
                                                        


                                                       


                                                 


                                                   


                                                          

9 comentarios:

  1. Los moteles de carretera tienen un je ne sais quoi deprimente que puede fascinar a las mentes nihilistas o espíritus formados en la época beatnik, pero que francamente decepcionan bastante en las coordenadas actuales, mejor una habitación de hospital, por aquello de disfrazarse de enfermera y esas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...

      El mundo de las fantasías sexuales y su ley de la oferta y la demanda es vasto y extenso, como un prado muy verde.

      Besos.

      Eliminar
  2. Mira que he llegado a ser cochino de chaval, donde cualquier cosa podría ser un colchón. Ahora ya soy un poco más sibarita, je. Lo curioso es que me gusta ;-) (digo lo de ser sibarita)

    Un besito y por cierto, qué guapisma eres :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exquisito, refinado, comodón, sibarita, llámalo como quieras, también puedes llamarlo experiencia, y de ella se habla como de un grado.

      Por cierto, muchas gracias :)

      Eliminar

  3. Bien plasmada aquí esa comedia diaria, tremendamente humana y dantesca, en la que viven muchos gallos sin gallinero y muchas gallinas ponedoras sin corral pero donde el trío (terceto) placer, pasión y amor asoma los siete días de la semana en una búsqueda constante del cien por cien de bienestar.

    ResponderEliminar
  4. Está claro que no son el uno para el otro, cada cual en una dimensión distinta, quizá pretendiendo lo mismo pero usando distintas técnicas para alcanzarlo.
    Buena radiografía de un momento, Sofya.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la visita y por tus palabras, Isabel.

    Beso enorme.

    ResponderEliminar