viernes, 7 de octubre de 2016

# 24

Me canso…

De las rutinas malditas y maltrechas.
De las hipótesis sobre tu vida, la de ellos o la mía.
De no saber actuar ante actos reales.
De dormir inquieta y por el cansancio no poder soñar despierta, que es cuando más me apasiono.
De las renuncias continuas y de las discontinuas por igual.
De la falta de criterio ajeno pues del mío sobrado estoy ya derrotada.
De las exigencias de las parejas y de las imposiciones de los hijos.
De los propios deseos y de los ajenos aún más.
De que entrar o salir del armario siempre signifique hacer preguntas.
Del miedo al compromiso, al dolor, al vecino de enfrente o a uno mismo.
De aceptar responsabilidades cuando no se da la talla.
Del apego sin empatía, que es sucio y dependiente.
De los dobles sentidos del sinsentido aparente y del real que nos venden.
De la vida íntima porque trasciende de la propia vida personal y eso me asusta.
Del ego porque no podemos librarnos de su embrujo.
De mantener nuestras ficciones pese a todo y para nada.
De la belleza de la verdad que se traduce en tormento.
De apuntalar mis construcciones mentales por un lado y que se desmoronen por otro.
De trabajar con mi memoria y por ello a ratos desearle un alzheimer prematuro a mis neuronas.
De desaparecer en combate cuando sabes que luego hay represalias.
De la falta de capacidad para la convivencia en general y en concreto.


Vivir cansa, es demoledor y me han dicho que el secreto está en ser uno mismo, que así el cansancio se aplaca y se disimula mejor… También me dijeron que cuando morimos nos convertimos en otro, quedé muy intrigada con esta suposición, igual que ocurre ante el misterio que puede encerrar un libro antiguo.

Convertirnos en otro, con lo deformes que ya somos...¡Qué intriga!.

sK

                                                                    



11 comentarios:

  1. Convertirnos en otro, puede ser una gran p. para ese otro, no?

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero convertirme en árbol.
    Árbol de una montaña inaccesible para el hombre.
    Y hablar con las nubes.
    Y pelear con el viento.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que sabes... Sabes en qué convertirte, con quién hablar y con quién pelear...¡Tú sí que sabes!;)

      Besos Xavi.

      Eliminar

  3. Creer que todo empieza en unx tal vez sea egocéntrico; tal vez haya que pensar que unx se va a convertir en otrx pero sin olvidar que también otrx se ha convertido en mi y así sucesivamente desde tiempos pretéritos y por tiempos futuros; y es que como dice la sabiduría que dicen popular, lo que se hereda no se roba lo cual me induce a pensar que ese tu canso que te tiene hasta las narices es debido a sucesivas reencarnaciones no muy afortunadas, situación en la cual es muy posible que nos encontremos muchxs más a juzgar por la amplitud de situaciones cansas que enumeras y su casi segura y plena coincidencia con los hastíos de otrxs.

    Mientras continúa la intriga de quienes fuimos y de quienes seremos aprovechemos de vivir el presente sin buscar más respuestas que preguntas.

    ¿O no?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cansan las historias de reencarnaciones, tanto las afortunadas como las que dicen que no lo son tanto.

      Lo había olvidado mencionar en mi texto!

      Eliminar
  4. Mi manera de ser coincide en la inmensa mayoría de lo que has escrito, de tal manera que si te describes así (no sé si es en primera o tercera persona), te doy mi pésame :-P

    En fin, qué culpa tenemos los seres vivos de estar dotados de unos genes que no elegimos (y que de poder hacerlo, seguramente erraríamos, porque nuestra elección sería elegida por los genes innatos, que serían exactamente los mismos).

    Un besito :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que en la lista hay cosas que me molestan de mi y también del resto del mundo. Pero en el fondo me gusta cansarme, porque me inspira más, no soy una simpatizante de nuestra especie desde luego, tampoco soy mujer de ciencia y no me hago planteamientos genéticos, valoro lo que veo en nuestras acciones, conductas, creaciones y demás, me canso, me cabreo, entristezco y entonces llega la inspiración. Pero desde luego estoy contigo, ni elección ni culpa, añado una cosa, ¿error?.

      Gracias por pasarte :)
      Besos.

      Eliminar
  5. Tremenda y cruda recopilación de todos los dolores cotidianos. Creo que tienes razón en eso de ser un@ mism@. No es que cambie nada alrededor, pero hace propia la caída...

    Besote Sofya! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer propia la caída...¡Me gusta!
      Gracias por la visita, sabes que me encanta verte por aquí.

      Besote Andoni! ;)

      Eliminar