sábado, 2 de julio de 2016

BÚSQUEDAS

Eso era lo que quería, una historia que mereciese ser contada y lejos de estar asustada todo el tiempo… Demonizar las convivencias apacibles dentro de sus círculos agotadores, buscar sus raíces dentro de su desarraigo, rematar todo lo que había iniciado, desazonarse por la lucidez mental, convertirse en el espíritu del éxtasis aún sintiéndose forastera… Pero al final todo se reducía a reflexiones insolubles de adolescente solitaria, al final todo eran tontunas antiguas junto a los rotos de la memoria, episodios borrados aunque tal vez absurdos.

Le mandó un mensaje a su teléfono: “¿Dónde estás?, quiero verte”

Él era un poco esnob, de familia adinerada, y ella estaba descontenta con la pareja, con su familia y con la de él, con el mundo en general. A veces lo miraba y le parecía un charlatán sin sustancia, aunque con claro dominio del porte y eso sí, con un tremendo aire dañino. Le dejó en el dique seco por una temporada, ahora estaban en fase de silencio… Recordaba cuando su abuela le decía:

“Nena, que te quede clara una idea, con los hombres, hasta que no pruebes uno, no tendrás una vida plena. Recuerda que es la mejor manera de saber que todo es mejorable”.

La abuela optó por una vida solitaria y agreste. A ella le encantaba visitarla y utilizar por las noches el orinal de loza que tenía bajo la mesilla de noche. Esas pautas obsoletas, rurales y antihigiénicas llamaban su atención poderosamente. Cuando falleció la abuela se llevó con ella su filosofía rebelde y la memoria del olvido.

Un día vio la luz y se decidió, entonces quedó con él y rompiendo el silencio  le dijo:

“Busco un corredor de fondo. Si cambio de personalidad te llamo y te digo en qué me he convertido”.

sK

                                                                      

15 comentarios:

  1. La vida parece una chapa, o un envoltorio de los de antes, o un palo de un helado, con su repetitivo mensaje, "sigue buscando". Cuando llega el final, pocos serán los que puedan decir con sinceridad y honradez, "encontré". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reto es encontrarse a uno mismo, las búsquedas deben ir por esos derroteros, a partir de ese encuentro real y profundo llegarán otros, mientras tanto, el "sigue buscando" que planteas, se eterniza sin remedio y sin poder remediarlo.

      Saludos.

      Eliminar
  2. No hay búsqueda que no tenga su encuentro, otra cosa es que lo encontrado se ajuste a lo deseado, pues no solemos tener un buen juicio sobre nosotros mismos, la mayoría de veces.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así van las cosas, aunque no lo aparenten :)

      Besos Alfred!

      Eliminar
  3. Buscar tiene sentido durante un tiempo.
    Luego aprendes.
    Y te vuelves sabio.
    Y te das cuenta de que todo es efímero.
    Por supuesto, el amor también.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo hay búsquedas con sentido si nos hemos encontrado a nosotros mismos, lo demás son pasatiempos, necesarios por supuesto, pero insatisfactorios también. Lo efímero y breve es bello como en el fondo, lo son nuestras vidas. Y yo soy de las que cree que el amor no se busca, sino que se encuentra...O tal vez no...

      Besos Xavi :)

      Eliminar
  4. Al final, nos quedamos con aquello y aquellos donde nos sentimos cómodos y en paz. Y, por supuesto, donde el corazón se ancla sin ganas de partir.
    Mientras tanto, la búsqueda es nuestro norte. Aunque, de una manera u otra, siempre estamos buscando en alguna faceta de nuestra vida.
    Un beso, Sofya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos igual Isabel, yo siempre ando liada con mis búsquedas que es ya mucho trabajo, para mi es fundamental el encuentro auténtico con uno mismo, y a partir de ahí los demás encuentros van haciendo su papel de aprendizaje y crecimiento, lo demás, sin esa autenticidad personal, son interpretaciones de papeles que no nos representan realmente.

      Un beso :)

      Eliminar

  5. Admirable esa sensibilidad de zahoríes que os permite husmear en las vidas ajenas para satisfacción de las vuestras, meditaba él pensando en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras ella se alejaba de la mano de su autodeterminación y sin mirar atrás...

      Eliminar
  6. Si tuviera que buscar a una mujer, te buscaría a ti, si tuviera que encontrarla, sólo desearía encontrarme contigo.

    ResponderEliminar
  7. Me lo has puesto difícil...Ahora me toca a mi...He decidido que dificultad con dificultad se paga, así que te lo voy a poner muy difícil, no me busques que no me encontrarás :)

    Saludos y gracias por pasarte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)

      Sé que perdería la cabeza si el encuentro ocurriese, seguro!

      Eliminar
  8. No se la razón ni el por que pero circunstancial mente encontré este blog me permití tiempo para dar lectura algunas de tus publicaciones, interesantes y profundas, te dejo un saludo,y la búsqueda sigue su curso....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así está bien Jesús, que la búsqueda continúe su curso...

      Gracias por tus palabras, un saludo! :)

      Eliminar