sábado, 25 de junio de 2016

BRÍO Y FANTASÍA

Ella no podía estar sola, tampoco podía volver atrás, sus pensamientos se habían convertido en auténticas locuras. Fueron su brío y su fantasía los que la convirtieron en una adúltera reconocida, su amor destruía ciudades enteras, arrasaba montes y hectáreas con ese fuego abrasador… Pero ella lo achacaba todo en su vida a su brío y a su fantasía…

Su nefasta asociación del deseo al peligro, la llevó a validar amor posible e imposible, hasta que un día se vio sobre un puente de dimensiones y altura extraordinarias, y desde allí sin recurrir a grandes trazos ni gestos, decidió pasear superponiendo sus pies lentamente para poner a prueba a su caprichoso destino, el cual, esa tarde andaba ocioso, y predeterminante la miró tentador optando por  recordarle algo: “Piensa en tu familia”… Y pensó en ella… Le miró fuera de sí mientras él la observaba sobre el puente y le dijo:” ¡Si he de pensar en ellos, lo primero que haría sería saltar, mal nacido!”… Su destino siguió con su juego, y esta vez le dijo: “Piensa en el amor”… De nuevo ante él con mirada odiosa exclamó:” ¡El amor es un asunto amortizado!”… Su rabia la hizo perder el equilibrio y ayudada por sus brazos logró de nuevo esa extraña estabilidad dentro de la situación caótica en la que se encontraba. Una vez recuperada del susto, él volvió a la carga…
” Tu eres más fuerte que yo”… Ella titubeó: “Pero si eres  tú el que decide cómo será, cuándo y dónde nuestro sino, ¿hay más fortaleza en una entidad que esa?”…. El destino tocado y hundido por sus palabras añadió: “No es fuerza, es predeterminación, y en esta competición mortal, en esta tarde primaveral, lamento tener que decirte que yo no tengo la suficiente fuerza para cambiar lo que te va a ocurrir”… Un escalofrío recorrió su cuerpo de arriba abajo sin dejar ningún recoveco del mismo por transitar, y de nuevo se balanceó inestable, pero esta vez enseguida recuperó la estabilidad aunque continuaba con su paseo tentador y mortal… Y paseando le contestó: “Soy fuerte es cierto, pero tengo olfato para la muerte y asumo que si me lanzo al abismo, mi vida empezará hoy… ¡Es que lo sé, maldita sea!”…

Conocedor de lo inevitable actualizó su discurso: “¿Por qué un puente?, los hay que eligen irse al otro mundo en un autobús, otros optan por la comodidad de sus camas, la velocidad de una moto o un coche, ¿porqué las alturas?, me conmueve tanto este tipo de sino mortal”... Ella no contestó… No contestaba… Sólo lloraba, él sabía qué era lo siguiente, sabía perfectamente por la dichosa predeterminación lo que tocaba. Ella juntó sus pies, miró al cielo y exclamó: “¡Nadie puede imaginar en lo que te conviertes cuando tu cabeza sólo da a luz pensamientos que son auténticas locuras!”

Cayó, y antes de que su cuerpo impactase contra el suelo su corazón no soportó la sensación de vértigo y se paró. Su destino  no pudo mirar y cuando lo hizo vio su cuerpo desarticulado en medio de la nada, y aunque pueda parecer increíble esto lo hizo con su brío y su fantasía, porque para ella su vida empezó en ese momento en el que su corazón ya no latía y su cabeza hecha trizas, ya no emitiría jamás señal alguna de locura.

sK

                                                           


14 comentarios:

  1. Jo... me he quedado sin saber que decir.
    El impacto emocional también ha sido brutal.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo...Pues eso me parece que es bueno :)

      Besos.

      Eliminar
  2. Morirse antes del impacto y con ello vivir otra vida , otra experiencia, otra realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así tiene su encanto Alfred ;)

      Besos.

      Eliminar

  3. Los vuelos iniciáticos además de ser fantasiosos suelen acabar bruscamente tal como lo hizo este, es decir con mucho brío y uniformemente acelerados; la gravedad no perdona ni siquiera a las adúlteras. Y es una pena.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta ese tira y afloja de la conversación con el Destino, contraponer la fatalidad a la voluntad propia.
    Impactante; Sofya, realmente impactante, como todo suicidio.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel :)

      La muerte elegida impacta mucho, y más todavía si es de ese modo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Que mal se pasa cuándo no sabemos estar solos. Y todos pasamos alguna vez por ese punto.

    Me encanta tu texto, ¡muchísimos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por tus palabras Noa.

      Besos! :)

      Eliminar
  6. Chapó... que forma más romántica de suicidio... que forma más impactante de describirlo... me quedo sin palabras,,, e impactada.... chapó

    ResponderEliminar
  7. Albergaba la esperanza de que no saltara, pero no, parece que por mucho que nos empeñemos, lo que mal anda, mal acaba. Besos.

    ResponderEliminar