sábado, 28 de mayo de 2016

LABERINTOS MENTALES

La vida secreta de la mente es el infierno de todos los días, ese flotar en la laguna interior practicando una especie de filosofía de andar por casa para sobrellevar nuestra particular odisea, porque no sólo Homero se la permitía, todos tenemos una, muy personal, exclusiva e intransferible.

Cada día me marco una meta a alcanzar durante el lento y monótono proceso aniquilador de las veinticuatro horas de rigor. Hoy por ejemplo, me planteo dejar correr el agua bajo el puente y mantenerme en silencio hasta que pase esta especie de catarata emocional. Hoy intentaré ejercer el dominio de la ligereza y la gravedad para sentirme más liviana y peregrina… Lo intentaré aunque no tengo garantías de lograrlo… Entonces cuando todos os descuidéis y os vayáis de bares yo huiré, me iré de laberintos mentales y jugaré a adornarlos con espesos setos cerebrales en un alocado, desesperado y retorcido intento de encontrarme… Y si me encuentro, no contéis conmigo porque ya me cansé de dar oportunidades… Me instalaré en la selva amazónica de mi corazón, sí, lo tengo todo planeado, en ella me instalaré caiga quien caiga, le pese a quién le pese, así que no me esperéis porque lo tengo decidido, yo me voy de laberintos mentales…Y vosotros… ¡No sé, vosotros podéis iros de bares!.

sK

                                                          


14 comentarios:

  1. Ya fui anoche de bares.
    Hoy voy de laberintos emocionales.
    Que te vaya bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el fin de semana te cunde ;)
      Disfruta de esos espacios, que te vaya bien Xavi.

      Besos.

      Eliminar
  2. Buenos dias, benditos los que no piensan mucho y van de bares, porque de ellos es el reino de la felicidad. Los que pensamos y damos muchas vueltas a las cosas, estoy seguro, que no seremos nunca felices, pensar, discurrir, va ligado a un sentir inherente e innato de descontento y exigencia. Besos pensantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a veces la tristeza da felicidad, una extraña felicidad taciturna que se puede disfrutar también yendo de bares :)

      Besos pensantes, también los míos.

      Eliminar

  3. Tú de puentes, yo de bares. ¿Tus laberintos tienen mucho de barullo, desorden y confusión y mis bares de bullicio, alboroto y confusión?.

    Pues ya hemos llegado al punto común que no es otro que la confusión, por lo tanto tras tu puente vente a mi bar cuando la tarde inicia su segunda parte y estás invitada a un té verde; yo tomaré un tinto Somontano; por cierto que hasta es probable que mientras tanto suene Barry White con aquello de Just Another Way To Say I Love You y entre sorbo y sorbo podrás poner tus pies ligeros a danzarlo tal como escapando del torbellino que es la vida actual y haciendo una triunfal entrada en un remanso de paz perpetua.

    Nos vemos en el bar y si no puede ser, que no va a ser, en tu próxima entrada.

    Hasta ya, pues.

    P. D.
    Escrito desde la barra de un bar, de ese bar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección la del Somontano, nos vemos en la próxima entrada.

      Un saludo! :)

      Eliminar
  4. Para mí un laberinto es un lugar para encontrar aquellos caminos por los que no se nos permitr ir. Por otro lado decir que la inteligencia nos hace infelices siempre me ha parecido una excusa muy pobre para el conformismo. ¡Romper las reglas que conforman el laberinto es pura felicidad! :)
    ¡Un abrazo, Sofya! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el final!, eso de "romper las reglas que conforman el laberinto es pura felicidad", suena muy bien.

      Un abrazo, y gracias por la visita Jorge, siempre me alegra verte por aquí :)

      Eliminar
  5. Apoyando la cabeza en una barra de bar, se procesan los más elevados pensamientos que el laberinto cerebral humano puedan parir, sin salirse del vacío de la propia existencia encerrada en ella.
    Mejor con un gin-tonic :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Alfred, las barras de los bares tienen siempre un "no sé qué" muy propicio para la introspección.

      Besos :)

      Eliminar
  6. Cómo describes ese lidiar cotidiano en los recovecos de la mente… Pero, mira, me encanta la decisión de salir de laberintos de todos aquellos que se van de bares. Mejor un bar que un mal rollo interno.
    Un beso enorme, Sofya, lleno de un cariño que te tiende cuantos hilos de Ariadna sean precisos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito el mito de Ariadna!, estudié griego y latín en bachiller y en COU, la idea del laberinto y ese ovillo que desenredó para con los hilos no perderse es muy romántica. Gracias por tus palabras.

      Te mando también un beso enorme, Isabel.

      Eliminar
  7. Creo que es más gratificante verse en los laberintos mentales de otr@ que verse fuera de ellos. La contradicción humana: quizás todo lo que hacemos lo hacemos precisamente para salir de esos laberintos... pero sin esos laberintos no somos humanos (en el mejor concepto de la palabra, claro está)

    Besazo, Sofya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Andoni el tema de los laberintos mentales tiene más tintes de humano que de divino.

      Otro besazo para ti, y muchas gracias por tu visita, ya sabes que me gusta mucho verte por aquí :)



      Eliminar