sábado, 30 de abril de 2016

RALLADURA ÁCIDA, NI DE NARANJA NI DE LIMÓN

A veces tenemos conductas desproporcionadas y absurdas, menos mal que nuestra desmemoria nos salva del trance de recordarlas a menudo, y este aspecto podría convertir la historia de nuestra vida en la de una redención…

Elegir de entre todos los despojos humanos el más apropiado y mestizo, el de aspecto más atrevido, y elegirlo para convertirnos en él, y con ese rol tener buena mano para el amor descuidado, o tal vez acabar destrozado por una crisis interminable, también optar por que nadie te importe lo suficiente como para enojarte, incluso tener buena mano para las ilusiones sin dar la talla de ilusionista, elegir ser un espantajo que llega siempre tarde a los sitios porque piensa que eso da categoría, incluso optar por idolatrar a un cantante porque siempre llueve en sus temas y odiar a todos aquellos que interpretan onomástico-canciones… Elegir convertirse en ese despojo humano porque cree en los pecados y en su tendencia a ser adictivos.

La elección podría ir por otros derroteros y optar por ser alguien inexperto, aturdido y perseguido por recuerdos indelebles de su único ayer, quizás un ayer único, ¡quién sabe!... 

¿Quién elige de entre todos los despojos el apropiado?, ¿y apropiado para qué, para quién?...

A veces convertirnos en lo que no somos es la vía de escape más cómoda y rápida, más fácil y célere… A veces no saber quiénes somos es la causa de tanto despropósito, de tantas situaciones desafortunadas, de tanto dolor concentrado… Cuesta determinar con firmeza dónde considerar que ese viaje ya debe o tiene que terminar, cuesta ser consciente de que ese papel que desempeñamos es como muy de mentira… Entonces es cuando sobreviene la indefensión frente al acecho de la locura.

No somos responsables de nadie, más sí e indudablemente de nosotros mismos.

sK

                                                               



18 comentarios:

  1. ¡Albricias! para las dudas existenciales y la pérdida del camino, existen libros y lecturas de gran calidad y ayuda. Tus dos blogs son unos de tantos por ejemplo. Adiós y hasta el sábado que viene, si Dios quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí existe bibliografia terapéutica, de gran utilidad sólo si el cambio está dentro de la persona, sólo si la persona está predispuesta a él o lo está contemplando, ya que nosotros mismos somos los agentes activos de nuestras mutaciones, nadie más. Si alguien o algo nos ayuda, digamos que ese algo o ese alguien es el empujón necesario hacia nuestra metamorfosis. Yo pienso que es una cuestión de momentos, y cuando es el momento y alguien entra en acción ofreciendo su apoyo o unas letras nos calan en lo más profundo, ¡ya está!.

      Muchas gracias por lo que dices de mis blogs, gracias de corazón, es un gran reconocimiento a mi literatura.

      Adiós y hasta el sábado que viene, si quiero o puedo escribir o si vivo para ello, va contra mí contemplar a dioses predeterminantes, predominantes u omnipresentes, aunque lo respeto :)

      Eliminar

  2. Irresponsable de mi, creía haber alcanzado ese estado de bienestar en que nada me importaba y me he dado cuenta, ello tras leerte, que la realidad es otra mucho mejor.

    ¿Por qué?. Me has dejado, y ello otra vez más, totalmente célere.

    ¡Vivas tú!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiéramos disponer en nuestro mundo de muchas otras realidades mejores... Disfruta de la tuya y celebra que la tienes.

      ¡Viva esa realidad mucho mejor!
      Saludos.

      Eliminar
  3. Sí, con el tiempo me voy convirtiendo en un despojo de lo que fui.
    Y no me importa.
    Total para lo que queda ya...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser un despojo o convertirse en él... La cuestión es poder elegir qué ser o en qué convertirse... Y eso es lo que importa :)

      Besos

      Eliminar
  4. Me tenéis un tanto despistado ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja

      Ralladuras, Alfred, ralladuras...
      Besos.

      Eliminar
  5. Se dice con demasiada facilidad que uno no se arrepiente de nada. Yo me arrepiento de tantas cosas, que prefiero no enumerarlas. Están ahí, con su pilotito, ayudándome a no tropezar con la misma piedra y ya hace mucho que he decidido no torturarme con ellas. Supongo que si no he pagado su precio, poco ya me faltará.

    No las olvidé, viven conmigo, ellas en su sitio, yo en el mío.

    Un beso, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es positivo ser conscientes de lo bueno y de lo malo en nuestras vidas, tomar conciencia es lo único que nos aleja del auto-engaño, y como bien dices, hay que aprender a vivir con tantas cosas...

      Un beso, sbm

      Eliminar
  6. Despojo tras despojo, nos vestimos con nueva piel que, luego, mudaremos como buenos contorsionistas del tiempo. Ser humano es ser distinto en las épocas, si bien con la paradoja de ser el mismo en el pensamiento (cómo engaña a veces la mente, jeje).
    Profunda hoy, Sofya. ¿No irás para filósofa?
    Besos y más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, que bonito lo que dices Isabel, así lo veo yo también, esas paradojas, esas mudas...

      Bueeno, ando profunda, sí... Yo creo que todos somos un poco filósofos cuando de hablar sobre la vida se trata.

      Besos, muchos besos maja :)

      Eliminar
  7. Y con el tiempo,con cada despojo encontramos la esencia de lo que somos, esa que cambia con cada tirón sobre nuestro propio aliento, alma o ego.

    Un abrazo de luz ✴

    ResponderEliminar
  8. Poco a poco se hace la luz...

    Un abrazo Athenea

    ResponderEliminar
  9. Y también sucede que a veces nos ponemos la máscara de despojo humano por simple y pura diversión, porque nos apetece desconectar de nosotros mismos y de nuestra realidad durante un rato. El problema surge cuando, después de haber participado en la mascarada más tiempo del recomendable, ya comenzamos a olvidarnos de nosotros mismos, y de por qué nos pusimos ese disfraz.

    Abrazos, y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurre, claro que ocurre ese supuesto que planteas, y además, es tal cual lo describes Alfredo.

      Abrazos y que tu semana vaya muy bien.

      Eliminar
  10. Se trata de una mera evolución. Nuestras vivencias se acumulan y nos van haciendo cambiar constantemente. Nadie es igual con 20 años que con 40 y a veces dichos cambios son hasta radicales. Pero todo es evolución.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo pienso que a veces se trata de una involución y en ese supuesto es cuando debemos prestar más atención.
      Gracias por la visita Elvis :)

      Saludos.

      Eliminar