sábado, 16 de abril de 2016

DIARIO PARA UN DESTIERRO: Desayuno sin diamantes

Olor a café y brisa marina… Me están dando ganas de salir a pasear y además ser cordial con la gente que se me cruce… Aunque ahora que lo pienso, dándome un baño de realidad hay ciertos puntos de inflexión: El del cuarto del bloque de enfrente que es el amo del lugar, el más desagradable y el más injusto del barrio, cierto que puedes morirte de la risa cuando imita a Carmen de Mairena sin embargo y por lo demás, se puede correr un tupido velo perfectamente… La anciana del bajo a la que me harto de decirle todos los días que no es una buena idea sorprender a la gente por la espalda, lo peor es que cada vez que me asusta, sujeta su enorme barriga con sus dos manos para teatralizar aún más la guasa y esa escena tiende a superarme, sobre todo últimamente, no sé porqué será… El del décimo A mentado en las reuniones de la comunidad por sus rarezas y que para mí lo más repugnante del sujeto es que me come con los ojos… La joven pija canguro de la niña de la funcionaria del tercero, que al parecer sufrió la pérdida brutal del padre cuyas esperanzas además decepcionó, y que se presupone por ello, que puede comportarse como  una jovencita repelente y maleducada, “ya se sabe que lo de los traumas tiene sus más y sus menos” como nos dijo la funcionaria en plan chivatazo o justificación, ¡a saber!… Y de la francesa del once  prefiero no hablar, sus conversaciones mezclando dos idiomas se me hacen eternamente agotadoras y eso me hace buscar sitios o lugares aptos para ocultarme cuando la veo llegar al portal, la última vez corrí como una adolescente con tacones hacia el parking y me escondí tras el coche del vecino del ático, no bromeo ni exagero, ocurrió tal cual… En fin, que olor a café y brisa marina, pero lo cierto es que con mi baño de realidad la calle se ha convertido en la habitación del pánico y además mi café ahora va  acompañado de mala leche.

Creo que me ahorraré el fantástico  paseo y me deleitaré con las vistas, a fin de cuentas disfrutar del placer del buen café tomado tranquila y apaciblemente sin la censura de la agenda es un deleite inigualable… ¿Así que, quién quiere un desayuno con diamantes?...

sK

                                                                  



24 comentarios:

  1. Jajaja, ¿quién no tiene cerca a un amo/ama del lugar?

    Ay, Audrey, ahí me has dado ;-)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¿Vieja al acecho?, ¿vecino sátiro?, ¿joven maleducada con algún tipo de delirio de grandeza aderezado de pijerío galopante? ¡El horror!Un beso y mis condolencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja.... Pues sí, hogar, dulce hogar.

      Un beso y gracias por las condolencias...Jajajaja...

      Eliminar
  3. que estreessss, jajaja, así cualquiera sale a la calle....
    oohhhh my Audrey!!!!!, como se van yendo los mejores....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor en casa, aunque el café con mala leche ;)
      Si, se van...

      Besos!!

      Eliminar
  4. Un paseo, saborear un buen café, oloroso y penetrante, al lado del mar, bien te permite sonreír falsamente a los paseantes encontradizos, e incluso una carrera hacia el parking a esconderse del imitador, de la pija, de la bilingüe, y de la gorda asustadora, pues todo eso y más por un desayuno con diamantes yo daría, con la Audrey claro!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Alfred, si es con diamantes tu desayuno, ha de ser con ella ;)

      Besos.

      Eliminar
  5. No salgas.
    Y si lo haces disfrázate de yonki.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja... Te prometo que si lo hago recibirás una crónica vía correo electrónico ;)

      Besos.

      Eliminar

  6. Recientemente los medios de comunicación, incluso más de uno le ha dedicado editorial, se han hecho amplio eco de una curiosa conclusión de una macro investigación científica realizada por un equipo multidisciplinar de una famosa universidad china cuyo nombre no recuerdo; el estudio es referente a todos los aspectos que rodean el consumo de té verde vs el consumo de café en los desayunos de mujeres occidentales; tras tres años de seguimiento de 103.301 unidades globales de estudio el informe final se elaboró con los datos de 96.069 descartándose el resto de muestras por aportar respuestas manifiestamente falsas o manipuladas en más de una ocasión al proceder a la recogida mensual de los datos de la encuesta.

    Lo que sigue es el encaje de tu caso en la muestra universitaria.

    Si no fueses infiel al té verde otro gallo te cantaría en tu despertar y no te importaría tomar el desayuno con diamantes o sin ellos; lo importante serían los amantes.

    Nada del otro mundo, nada que no se supiese de antes.


    Con todo cariño, tu conocido, el joyero, vecino de patio yonki y mirón de enfrente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja....

      Bueno...Jajajajaja... Yo gusto de los placeres del café matutino y de los encantos del té verde en mis tardes tranquilas, más no por ello veo infidelidad en esta alternancia arraigada, me gusta el uno y me gusta el otro, me complementan y se complementan, y ambos saben de este gusto mío y de que cada cual ocupa su espacio exclusivo, tienen sus tiempos, y nuestra convivencia es plácida y sosegada. Así pues no hay infidelidad manifiesta sino mal entendida en esta relación que yo mantengo con la cafeína y la teína :)

      Gracias por la creatividad del comentario y por el momento que me ha procurado de risas.

      Con todo cariño, la autora de la fechoría.

      Eliminar

    2. Con todo mi cariño, el autor de ese comentario, cien por cien inventado que sólo tiene, al menos en esta ocasión, como única pretensión aportar un granito de alegría a tu blog en forma de frases distendidas y con cierta conexión. Aquí va mi confidencia: Acabo de tomar café en casa de mi suegra y en la sobremesa me acuso de estar poniendole un poco los cuernos a mi té verde que será mi prioridad el resto de días de la próxima semana.

      Y esto último como siempre; no todos los maridajes son perfectos aunque el mío con su hija tiende casi 100% a serlo.

      ¡Feliz tarde a ti y a todos tus comentaristas!

      ¡Ah!, siguiendo un viejo eslogan de mi juventud "Un diamante es para siempre".

      Doy fe.

      Eliminar
    3. ¡Feliz tarde! y mi más sincera enhorabuena por ese maridaje perfecto, no es fácil y tampoco común el tema de las uniones tan magníficas.

      Doy fe de eso, y de que un diamante es para siempre :)

      Eliminar
  7. Es todo muy ''aquí no hay quién viva'', ¿no?

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que en casa estoy a salvo! :)

      Un beso Noa.

      Eliminar
  8. Falta en la ecuación algún cabrón pincharuedas, que a lo mejor es el mejor vestido y más simpático de toda la urbanización :p :p pero simplemente está hasta las pelotas de todos.

    En cualquier caso...hasta del más cansino se puede aprender algo, a las malas a esconderse en casa para no encontrarle jejeje.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Maldita sea Óscar, lo del cabrón pincharuedas era algo entre nosotros!...Ahora lo sabrá el mundo entero ;)

      Saludos!

      Eliminar
  9. A veces me dan ganas de ser amable... Luego miro a la humanidad, y las ganas se me pasan... ¡Jejejejeje!

    Muy bueno, amiga. Y es que suele suceder que la realidad es más amable en nuestras fantasías y deseos que cuando la miramos cara a cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Alfredo, a veces dan ganas de ser amable, sin embargo esas ganas se extinguen rápido, cuando te detienes ante la cruda realidad de nuestra especie.

      Saludos, y muchas gracias por la visita.

      Eliminar
  10. Es lo que tienen las comunidades. Nunca sabes lo que te vas a encontrar en el portal... ni si saldrás viva de él.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que sí... Jajajaja...

      Saludos Elvis!

      Eliminar
  11. Jajajaja, me has hecho reír a carcajadas, Sofya. ¡Qué vecindario! Mejor no salir de casa.
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes porqué, mi casa es para mí, mi templo :)

      Un abrazo enorme, Isabel.

      Eliminar