sábado, 19 de marzo de 2016

DIARIO PARA UN DESTIERRO: La duda infinita

Estoy de buen humor y no tengo ganas de discutir acerca de la duda infinita…El maldito ritual de recordar durante tanto tiempo las mismas cosas, convierte paradójicamente el proceso de la rutina en algo exclusivo, personalizado, incluso memorable, un cambio puntual en la monotonía de los días encadenados en el que la norma es “mujer feliz, vida feliz”…

La duda infinita y  el método, porque el método es siempre importante, sobre todo ante desarrollos largos y complejos, como por ejemplo, el método de succión del néctar de un colibrí y ese vuelo curioso, certero y estiloso que sólo ellos saben lucir, suspendidos y nectarívoros por excelencia.

La duda infinita incluso sabiendo que el amor no es una noche encantada, ni un quiero bailar contigo y también organizar tu vida, ni un conseguir mi sueño, ni tan siquiera un apostar por ello. Estoy de buen humor y no tengo ganas de discutir acerca de la duda infinita, sin embargo sólo me gusta comerme los caramelos de color marrón, porque alguien me dijo una vez que son los que menos colorantes tienen, así que escarbo y rebusco en las bolsas de Lacasitos para seleccionarlos con escrúpulo, y esta manía y todo lo demás es por la duda infinita, acerca de la que no voy a discutir, porque hoy para variar, estoy de buen humor.


sK

                                                           

16 comentarios:

  1. Oh madre del amor hermoso, yo tenia una duda infinita, ¿porqué solo los marrones? ahora ya lo se.Tal vez a otra persona ese mismo lacasito marrón le produzca rechazo por su aspecto. De gustibus et coloribus non est disputandum. Afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Víctor, ad gustare varietate...

      Afectuoso también, mi saludo.

      Eliminar
  2. :-)

    Me has contagiado tu buen humor (sólo este ratito). Pero al grano, o al Lacasito de color marrón: de cada uno de los ejemplos que has plasmado, se podría divagar largo y tendido, pero estás de buen humor y no te apetece discutir.

    Por otra parte, cada uno tenemos nuestros gustos y a mí no me gustan los Lacasitos. Si te vale un toffee, cuando pueda te regalo uno.

    Un beso! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante dulce es el toffee, desde luego no sólo por su color...¡Y que no falte el buen humor Sbm! :)

      Un beso.

      Eliminar
  3. Mira que suertudos los lacasitos marrones...

    Besos sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  4. No eran los marrones de M&M???
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También, también... Yo prefiero los Lacasitos ;)

      Besos!

      Eliminar
  5. Mejor estar de buen humor. Total, las cosas van a seguir siendo las mismas e iguales las circunstancias, solo que nos vamos a tomar todo de otra manera que no nos haga daño. La presencia de ánimo no excluye la duda —como tú muy bien has señalado— y nos hace más fuertes.
    Eso sí, a mí nada de Lacasitos, sean del color que sean.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo Isabel, el buen humor es necesario pero no excluyente de la duda, siempre pienso que el "cómo" afrontamos las cosas es más importante que el "qué" o el "porqué".... ¡Pues nada de Lacasitos para ti! jajajajajaja...

      Beso enorme.

      Eliminar
  6. Tenía duda pero ya emmpiezo a comprender quien se ha comido el último marrón. Yo empecé con otros marrones, Conguitos. Buen provecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos dudas, todos nos comemos marrones, todos sabemos que esto podría durar hasta el infinito. Me gustan los Conguitos, la verdad es que no tendría que escarbar en la bolsa buscando los marrones... Bueno! ya vuelve la duda infinita, lo dejo aquí...

      Buen provecho y saludos.

      Eliminar
  7. Jejeje, pues a mí me ha puesto de buen humor leerte, no sabía lo de los lacasitos marrones, pero tiene su lógica.

    Abrazos y deja de pensar tanto en la duda infinita! aunque como su propio nombre indica es larga de narices.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no deben faltar, ni el buen humor ni la duda infinita, ¡ah! tampoco el chocolate en cualquiera de sus múltiples formatos.

      Salud os!

      Eliminar
  8. La duda infinita... que está en todas partes y en ninguna. Para muchos, la propia sombra. Para otros, como el diablo, les hizo creer que no existía.

    Besote! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)

      Así es, y gracias que está, aunque sólo con la acción se disipa la duda...
      Besote!

      Eliminar