sábado, 5 de marzo de 2016

ALESSANDRA

Pensando en la muerte creó su vida y su óbito… Todos tenemos máscaras, sin embargo la suya era la máscara de la locura, salvada pese a todo por no creer en la falacia de una recompensa divina, idea de la que supo desprenderse a través de una especie de proceso de evitación, eso que algunos se esfuerzan en conceptualizar como ateísmo. Entonces me miró con gesto de contrasentido y me dijo: “Sólo una sugerencia, la vida es extraña incluso aunque tu clara tendencia sea soñar a lo grande”…

Yo la observaba mientras ella daba un trago a su Gin tonic, Alessandra era una italiana siniestra, una guerrera herida que sólo se enamoró una vez y que al quedar embarazada se vio sola mientras él huía cruzando el charco, sin embargo ella podía con todo con gracia y aplomo, era un genio visionario, una líder que encontraba la inspiración en el fracaso y que al nacer su bebé hinchado y muerto, pidió a los médicos y enfermeras que la dejaran a solas con la criatura durante una hora… Lo acunó y arropó, lo besó despacio y delicadamente, le puso un nombre que sólo ella sabía y que se prometió así misma no pronunciar jamás en voz alta, después lo metieron en una caja y tuvo que continuar con su vida… Llamaba a las cosas por su nombre y mientras al lado nuestro tenía lugar una contienda entre varias personas, me miró apaciblemente y me dijo: “La gente se pelea y eso no nos concierne”, se levantó de la silla y se sentó en el suelo dejando que la lluvia la empapara. La gente de la terraza menos los que discutían la miraban estupefactos. El camarero que salió  para servir a una pareja recién llegada en la mesa de al lado nuestro, la miró sonriendo… Pienso yo, que tal vez enamorado…

sK

                                                       


20 comentarios:

  1. Ufffff.... duro relato. En cuanto al ateismo, existiran las personas que no creen ya desde jóvenes y los que por desgracias de la vida no quieren ni pueden creer en nada, dos formas del origen del ateismo. Interesante, beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es,aunque supongo que también los habrá que renieguen de sus creencias por las decepciones con la iglesia, sus contradicciones y las malas o sucias acciones de algunos de sus representantes.Gracias por pasarte Víctor, beso.

      Eliminar
  2. Yo me he enamorado también de ella.
    Para siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia tremenda. Impactante la imagen de Alessandra durante esa hora a solas con su bebé muerto.
    Un abrazo grandote, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también pensé lo mismo cuando esta inspiración se cruzó por mi mente, algo tremendo...

      Un abrazo enorme, Isabel.

      Eliminar
  4. La fe en cualquier cosa, persona o creencia, ha de venir por sí misma. El tiempo ha demostrado que cuando uno sabe razonar y plantearse los porqués, es cuando se inclina basándose en su propio criterio. ¿Quién explica a Alessandra lo justo o injusto de la bondad de ese Dios que venden las religiones?, ¿o la importancia del destino?, ¿o que las cosas suceden porque tienen que suceder? Hay hechos que no deberían de suceder jamás, y hay castigos que no comprendemos, que creemos inmerecidos y que, como en este caso, destruyen a una personita que no ha tenido ni la oportunidad de ver la luz.

    Si llueve, que llueva, eso no es lo importante, aunque llame la atención, aunque exista una loca. ¿Loca? Será el destino.

    Un beso.

    ResponderEliminar

  5. Como está bien llamar a las cosas por su nombre, espero que el huido se haya ahogado por pendejo y gallina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que huido es como mejor estaba,sobre todo por el bien de Alessandra.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Me costó entender lo del ateismo, pero a partir de ahí sobrecogedora la historia de Alesandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que desde siempre rechazó esas creencias, hablo de la "falacia de una recompensa divina" como de una forma de engaño para ella y comento lo de un proceso de evitar todo lo relacionado con la religión, que a fin de cuentas es lo que la convierte en atea. Me ha quedado sobrecogedora, sí :)

      Gracias por tu visita Rubén.

      Saludos

      Eliminar
  7. Que pedazo historia... . Me has dado mucho por lo que suspirar. Es muy profundo.

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noa, es bueno suspirar :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ...Y todavía me sigue sorprendiendo la vida, ... las personas... sus destinos.... sus elecciones....
    Gracias por darnos tanta intensidad, tanta vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la intensidad la que nos salva... Puta intensidad ;)

      Besos!

      Eliminar