sábado, 12 de marzo de 2016

# 18

En la trascendencia y sin distingos de tonos aprecio una extraña belleza ambigua, veo en ella el vademécum de la existencia que tanto demonizan  los humanos terrenales… Porque en la conjunción de la espiritualidad y lo terrenal está el secreto guardado de una vida prolífica y en la simplificación del universo van todas nuestras posibilidades manidas.

Ahora mismo podría sentir vergüenza de no haber pensado todo esto antes, porque saber que en la trascendencia y en el trascender está el germen seminal de la existencia, es conocer la condición sine qua non para que el hecho de echarnos al mundo y ponernos un nombre, sea la oportunidad por excelencia y con letras mayúsculas…

LA OPORTUNIDAD para lo que queramos, ser o no ser.

sK

                                                               



18 comentarios:

  1. Todo es posible cuando hallamos la llave de nuestra esencia, el secreto de nuestra serenidad.
    Un fuerte abrazo, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda así es...Es tan esencial, tan de esencia.

      Abrazo enorme, Isabel.

      Eliminar
  2. Sin saber llegar al fondo de tu texto, por mis limitaciones, o por esa belleza ambigua a que te refieres, a esa conjunción a que haces mención yo la llamo equilibrio. Respecto a la vergüenza que se siente por no haber reflexionado antes sobre algunas cosas, muchos de nosotros tendríamos que estar avergonzados cada día. O sólo algunos de nosotros. O sólo yo. Quién sabe.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que el equilibrio es el "gran deseado" y es nuestra vulnerabilidad ante los desequilibrios lo que nos delata como humanos y nos hace caer de vez en cuando, o progresivamente, o casi de manera constante :)

      Un beso.

      Eliminar
  3. He ido a la wikipedia, a leer sobre la trascendencia... bueno... hay diferentes corrientes filosóficas y religiosas con tendencias bien diferentes en referencia a si hay algo más que lo que conocemos...
    Al final cada uno elige la corriente que más le atrae sea por el motivo que sea, lo cual no implica que sea cierta.

    Besos trascendiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta una versión filosófica de la trascendencia en la que se interpreta como una metáfora espacial, trascender como pasar de un ámbito a otro atravesando ese límite que los separa. Para mi, es no quedarse con lo que vemos, que a fin de cuentas es una realidad aparente.

      Besos Xavi.

      Eliminar
  4. ¡Me cuesta la trascendencia!¿se entiende como comprender quienes somos, nustra relación con los demás?, ¿es aceptación? lo que está claro es que no es en el sentido cristiano... ¡Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La espiritualidad nada tiene que ver con el sentido cristiano, pienso que es un trabajo personal en el que decides no quedarte con lo que ves o vives... Es un ir más allá de las vivencias, y en ello va una labor importante de auto-conocimiento, otra interesante de nuestras relaciones y una comprensión de la aceptación esencial, no desde la banalidad de nuestras experiencias. A mi me gusta pensar que trabajo en ello a diario con mi crecimiento personal... ¿Tonterías? :)

      ¡Saludo!

      Eliminar
  5. No creo en la trascendencia, ni en lo trascendente, ni en quien se cree que lo es. Solo la intrascendencia nos es dada, para desde ahí iniciar una evolución hacia la plenitud personal de cada uno.
    Besos Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante, incluso aunque no creas en mí por creer serlo, (eso es intrascendente ;))... Si la intrascendencia nos es dada para desde ese punto iniciar una evolución hacia la plenitud personal de cada uno, ¿porqué esa plenitud no podría ser la trascendencia?, si es de cada uno es subjetiva ella y su propio concepto...¿La trascendencia no podría ser la evolución desde la intrascendencia?...¿La trascendencia no podría ser sinónimo de plenitud personal?... Interesante...

      Besos Alfred :)

      Eliminar
  6. Ambiguo es el horizonte, esa línea imaginaria en la cual parecen confluir cielo y tierra, pues lo vemos lejano y cuando empezamos a recorrer camino hacia él, con intención de alcanzarlo, no somos capaces de llegar a apreciarlo en mayor cercanía pues siempre se nos mantiene lejano, igualmente lejano que cuando empezamos el recorrido; paradojas del destino y además hay infinitos horizontes, uno por persona en cada dirección y desde cada posición y que como ser individual que somos dentro de una sociedad nos gusta traspasar sus límites y transgredir sus normas como oportunidad de aventura creativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de la aventura creativa, da mucho juego, juego existencial... Gracias por la visita.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Un guiño nominalista ;) "en las letras de rosa está la rosa.." Yo sí creo en la trascendencia, no sé cómo, pero imagino que hay algún punto de vista desde el que nuestro devenir puede ser ordenado armónicamente.

    Bonita entrada. Gracias por hacer pensar :) Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por pasarte y por tus palabras :)

      Saludo!

      Eliminar
  8. Me gusta como terminas: "ser o no ser" y como dijo el sabio: he aquí la cuestión.

    No creo que hayas tardado mucho en pensar esto, peor hubiera sido no pensarlo nunca ¿no?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo piensas con la madurez, pero desde luego es sólo en ese ciclo vital en el que puedes plantearte ciertas cosas, la juventud no es apropiada para la trascendencia, supongo :)

      Un beso.

      Eliminar
  9. Yo sólo creo que sé y aun así es una confirmación poco posesiva, que lo terrenal y lo espiritual, realmente no están tan ligados como muchos piensan.

    La oportunidad puede ser la que tú quieras darle a tu espíritu y no la que te ofrecen sin conocer de la oportunidad que necesites.

    Un beso Sofya,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos seres polares, yo pienso que esta ventaja supone que cuando toque podemos estar en un extremo y cuando corresponda en el otro. Lo saludable es poder volver al centro y no permanecer únicamente en uno u otro polo, creo que nuestras polaridades bien usadas son todo un lujo. Gracias por pasar Noa.

      Un beso :)

      Eliminar