sábado, 27 de febrero de 2016

TÉ VERDE

Ha sido su aroma lo que ha marcado la diferencia... Se podía apreciar el leve toque del cítrico humeante en su calor. El primer sorbo ha sido determinante porque su típico sabor amargo ha surgido entremezclado sutil y descarado a la vez, con el tapiz de un limón que se me antoja más verdoso que amarillo...

Cuando he decidido dejarlo posar en mi boca para poder adentrarme en su misterio, ha sido cuando he descubierto una mezcla imposible, intensa y reconfortante con la que mi paladar ha disfrutado de una delicia de sabor atenuado como ningún otro té verde de los que he tomado. Su suavidad ha sido impresionante y tras cada sorbo, más mejoraba esa sensación agradable de una mezcla tan afortunada como apetecible, aromática donde las haya, que he paladeado tranquilamente asumiendo en mi fuero interno que por fin había encontrado el té verde con limón que tanto había buscado...

sK

                                                             
 

14 comentarios:

  1. Nunca una bebida tan caliente había resultado tan refrescante y...¿sensual? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe, supongo que el secreto está en probar, saborear, tal vez paladear... Dicen que la base de toda sensualidad es el deseo, dicen...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Vaya... a mí no me gusta el té.... pero después de leerte dan ganas de probarlo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ocurre que hay cosas que no nos gustan, y al cabo del tiempo, incluso años, las probamos y entonces sí nos atraen... Es como que la vida no pasa por pasar.

      Besos.

      Eliminar
  3. Como soy un poco vago te pongo algo que escribí sobre el té :)
    http://alfredcomermaprat.blogspot.com.es/2013/12/aromas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído y es genial... Se lo recomiendo a todo el que pase por aquí, vea tu enlace y además le guste el té, como a nosotros, Alfred :)

      Besos!

      Eliminar
  4. Me encanta el té verde y con limón aún más. En eso coincidimos, así que si alguna vez nos conocemos lo celebraremos con un buen té.
    Un beso, Sofya.

    ResponderEliminar
  5. El té con limón no está entre mis bebidas favoritas, pero si deja estas sensaciones tendré que probarlo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, he de reconocer que lo mismo no soy muy objetiva pues lo cierto es que soy de mucho té verde, pero probarlo tampoco sería algo tan descabellado :)

      Un saludo Guillermo.

      Eliminar

  6. Fue descubrir este blog y florecer en mi una anónima pasión por leer tus nuevas entradas; inicialmente era una inclinación mas o menos impulsiva pero con el tiempo se ha convertido en una dependencia adictiva muy sana y gratificante.

    Viene a razón este exordio a que con esta nueva entrega, algo que yo creía en mí como un hábito desordenado en el momento, repetitivo en el tiempo y solitario en la acción, se ha convertido en disciplina castrense en la que el rito del té y el honor de leerte se conjugan en esa indescriptible fusión de tus palabras y mi infusión.

    Admirado por tu destreza en el oficio de (d)escribir apuro el último sorbo, ya casi gotas. Hasta la próxima entrega y más allá.

    P.S.
    Una tetera y más de una taza en la alacena, en la despensa la lata hermética de té verde y los no siempre necesarios frascos cerámicos con miel y azúcar moreno, agua en la fuente cercana, limón a elegir en el limonero de la huerta y el calor con olor a roble del hogar de mi casa natal en la aldea sita en apartado "cachito del fin del mundo", ¿apetece un té verde salvador?. Procuraré que haya coincidencia de los tiempos y los momentos y prometo que sonará Barry White con aquello de Just Another Way To Say I Love You y entre té y té danzaremos con pies ligeros como dos desconocidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que me leáis y también el té verde, así que me parece perfecto que me leas mientras tomas una de esas infusiones.

      Saludos.

      Eliminar
  7. ¡Qué ricoooooo!
    A mí también me encanta el té verde y también me ha gustado mucho cómo has descrito tu ''gustazo'' por él.

    Aquí tienes a una nueva lectora señoreta.

    Besos,

    Noa

    ResponderEliminar