sábado, 6 de febrero de 2016

TAL VEZ NO QUIERO SER ADULTA

Tal vez no quiero ser adulta… Atracción y rechazo, oscuridad y luz… Soñar con la infancia, soñar con el amor, soñar con la muerte en todas partes… Y junto a esto, la idea blindada de que sólo tengo un corazón y he de serle fiel, sólo uno y por ello he de hacerlo, por eso no quiero ser adulta… Porque pienso que tal vez es mejor no recordarlo todo, porque creo que esforzarse no es siempre suficiente, porque el tiempo y su finitud son un acechador nocturno, y yo por las noches, prefiero estar con quién con sus besos consiga poner mi vida patas arriba, con quién consiga que mi cabeza se pueda ir y se vaya porque me bese como se tiene que besar… Tal vez no quiero ser adulta porque prefiero ser la gestora de un mundo contemplativo a dos pasos de la realidad, o a tres o a cuatro… Y entre éstas y las otras, un tosco toque camaleónico, hilarante, salvaje y magnético, que me desconecte sigilosamente de la adultez porque lo mismo, no sé…Tal vez no quiero ser adulta.

sK

                                                  


                               


                                                   

                                                          

17 comentarios:

  1. Los adultos confundieron madurar con ajarse, crecer con dejar de jugar y les enseñan a sus hijos a no ser rebeldes. Cree yo también soy un niño maduro y con la vida a cuestas para desaprender el colegio.
    ¡Un abrazo, Sofya! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Costoso el proceso de desaprender, supongo que lo que dijo Sigmund Freud consuela :)
      "He sido un hombre afortunado, en la vida nada me ha sido fácil"... Gracias por la visita Jorge.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hacerse adulto es una estafa emocional.
    Un timo en todos los sentidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena bien Xavi, y todos sabemos que cuando el río suena...

      Besos ;)

      Eliminar
  3. El desarrollo normal de un infante, púber o adolescente implica pocos deberes, menos obligaciones y ninguna preocupación más allá de las básicas de la supervivencia y las propias de la edad; ser adulto acarrea insatisfacciones impensables en edades anteriores: trabajo, amor, salud, etc.

    A pesar de ello, yo si quiero ser adulto, pues sé que, al menos, hasta ahí he vivido y como lo he hecho. Quedarse en el camino no es deseable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo es, desde luego que no. Los ciclos vitales están para vivirlos y disfrutarlos, y aunque de vez en cuando echemos de menos ciertas etapas, lo que hay que vivir es el momento presente, sin dejar de lado las contradicciones que la madurez encierra, que son diferentes de las de la juventud y que a veces no deberían existir si se supone que somos adultos. Desde luego, siempre hay que conservar el niño que fuimos y dejarle que de tarde en tarde,dé algún paseo desde nuestra madurez y porque no, también dejar salir a nuestro adolescente perdido.

      Saludos y gracias por pasar.

      Eliminar
  4. «Porque pienso que tal vez es mejor no recordarlo todo, porque creo que esforzarse no es siempre suficiente…»
    Estoy de acuerdo, sí; pero también es cierto que el niño está poblado de terrores y ansía ser mayor para desterrarlos, que sufre con lo que no entiende por su escasa experiencia, que… Son tantas cosas… Aunque, como dijo el poeta, la infancia es la única patria del hombre, el lugar al que retornamos de continuo.
    Me ha gustado mucho el texto, Sofya.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tantas cosas como bien dices Isabel... Muchas... Y esos temores de la infancia que en la madurez pueden persistir... Tantas cosas...

      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Yo creo que nunca somos realmente adultos, que siempre nos acompaña el niño que fuimos, la jovencita que aún nos saluda desde unos tacones demasiado altos...otra cosa es que nos empeñemos en encajar en un modelo sordo.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy atinada Pilar, gracias por pasarte y animarte a comentar.

      Un placer, tus palabras.

      Saludos

      Eliminar
  6. Dicen que hay que mantener vivo siempre al niño o niña que llevamos dentro.

    Yo creo que ese niño es la parte inocente e inconsciente y el adulto es la razón.

    Personalmente prefiero una combinación de ambas, pues ser demasiado adulto me mataría, pero ser demasiado niño también. Estoy seguro.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices tiene su sentido... Sentido común :)

      Un abrazo Óscar.

      Eliminar
  7. Muy bonito. No deberíamos tener miedo de llegar a ser adultos, porque todos llevamos a un niño dentro y ahí está el equilibrio de ser o no ser.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo... Tenemos tantos miedos que no llevan a ninguna parte.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Perdón por la intromisión :-)

    Yo sí quiero ser adulto. ¿Por qué? Porque elijo.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intromisión ninguna... Siempre son bienvenidos los comentarios y vuestras lecturas...

      En cierto modo todos elegimos, porque yo pienso que la edad no es determinante en la madurez de las personas, es el cómo se vive la madurez lo que determina si alguien es o no adulto, o si se comporta o no como tal... Tal vez no quiero ser adulta,tal vez tampoco una niña... Tal vez elijo ambas cosas porque es así como elijo vivir mi madurez, y así, con esa libertad de elección me siento más adulta... Tal vez...

      Un saludo, y muchas gracias por pasarte :)

      Eliminar