sábado, 27 de febrero de 2016

TÉ VERDE

Ha sido su aroma lo que ha marcado la diferencia... Se podía apreciar el leve toque del cítrico humeante en su calor. El primer sorbo ha sido determinante porque su típico sabor amargo ha surgido entremezclado sutil y descarado a la vez, con el tapiz de un limón que se me antoja más verdoso que amarillo...

Cuando he decidido dejarlo posar en mi boca para poder adentrarme en su misterio, ha sido cuando he descubierto una mezcla imposible, intensa y reconfortante con la que mi paladar ha disfrutado de una delicia de sabor atenuado como ningún otro té verde de los que he tomado. Su suavidad ha sido impresionante y tras cada sorbo, más mejoraba esa sensación agradable de una mezcla tan afortunada como apetecible, aromática donde las haya, que he paladeado tranquilamente asumiendo en mi fuero interno que por fin había encontrado el té verde con limón que tanto había buscado...

sK

                                                             
 

sábado, 20 de febrero de 2016

DIARIO PARA UN DESTIERRO: Mi mirada sucia

A veces se conjugan todas mis inquietudes, se aglutinan, se mezclan y agitan, entonces siento que me convierto en una equilibrista versátil de nihilismo hilarante... Una locura casi obsesiva dentro de mí, se dedica con una mirada insidiosa a mostrar al hombre contradictorio y asustado, al hombre como especie no como género… Tiro de la manta de la seguridad y con la vida por delante, rocosa y estricta, mido el mundo, intento catalogar la vida, y con mi mirada sucia el hombre sólido se hace líquido, incluso logro disolverlo con algún que otro travelling elegante y atinado de mi retina… El striptease mental del escritor me deja ver el miedo serio y real del complejo retrato del hombre complejo.

En plena era de las comunicaciones vislumbro las soledades perturbadoras, veo una época fascinada por las apariencias y el consumo de los falsos mitos, incluso más que mitos, veo extraterrestres.

Somos quijotes que mientras pagamos en el parquímetro soñamos con el amor y con la imagen de lo que anhelamos ser, y es una imagen de gran magnetismo, porque no hay nada de malo en querer ser mejor… Y en mi mirada rigurosa veo plasmados los sentimientos contradictorios a la perfección, y no porque sean perfectos, sino porque es imperfecta nuestra condición de humanos.

Con mi mirada evoco secuencias, genero y creo despojos humanos, incluso a veces, un atisbo de un particular duelo interpretativo me sorprende…

Tal vez si ahora alguien me preguntase, ¿cómo estás?, sé lo que respondería…
Aterrada… Estoy aterrada por lo que mi mirada sucia ve.


sK

                                                         

                                                          

sábado, 13 de febrero de 2016

# 17

Yo muero cada noche, aunque mi latido persista en su particular ritmo arrítmico…

Yo sé que no hay momentos sin "ahoras", ni "ahoras" reales con "antes", aunque en mi presente esté mi pasado…

Yo aprendo más y mejor del mal y de la tristeza que del bien y la felicidad, aunque prefiera las alegrías a las penas.

Yo muero en vida,

Yo sé desde mi ignorancia,

Yo aprendo desaprendiendo…

Intensa, tortuosa, y como dijo Frida Kahlo: “Intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar”.

sK

                                                                  


                                                         


sábado, 6 de febrero de 2016

TAL VEZ NO QUIERO SER ADULTA

Tal vez no quiero ser adulta… Atracción y rechazo, oscuridad y luz… Soñar con la infancia, soñar con el amor, soñar con la muerte en todas partes… Y junto a esto, la idea blindada de que sólo tengo un corazón y he de serle fiel, sólo uno y por ello he de hacerlo, por eso no quiero ser adulta… Porque pienso que tal vez es mejor no recordarlo todo, porque creo que esforzarse no es siempre suficiente, porque el tiempo y su finitud son un acechador nocturno, y yo por las noches, prefiero estar con quién con sus besos consiga poner mi vida patas arriba, con quién consiga que mi cabeza se pueda ir y se vaya porque me bese como se tiene que besar… Tal vez no quiero ser adulta porque prefiero ser la gestora de un mundo contemplativo a dos pasos de la realidad, o a tres o a cuatro… Y entre éstas y las otras, un tosco toque camaleónico, hilarante, salvaje y magnético, que me desconecte sigilosamente de la adultez porque lo mismo, no sé…Tal vez no quiero ser adulta.

sK