sábado, 23 de enero de 2016

EL BALANCEO DE LA BALA

- Dame una razón para que no te mate.

Él hablaba en serio, apuntaba a su cabeza con un revólver del 38 y la miraba imperturbable de frente, cara a cara... Circunspecto y severo.
Pero ella que construía a partir de falacias y deconstruía desde las verdades incluso cuando cerraba sus ojos, no se pronunciaba.
Ella vivía así, era así… Se sintió como una virgen al dejar de serlo y ahora no podía darle una razón vital a un desconocido en un duro trance existencial.
En el glacial de su rostro la amenaza de un holocausto, un ostracismo irreverente y osado… Fuera en la calle, sombras y árboles, y en un flash repentino el sabor de sus heridas, más ninguna razón a la vista… Absolutamente ninguna.

- ¡Dame una razón para que no te mate, no volveré a repertirlo, esta jodida bala se balancea!

     Miró al mar de los ojos de su verdugo y con voz potente, patente, infalible e inequívoca, sin súplicas ni reverencias, le respondió:
   
   - No me mates si realmente no deseas hacerlo, no lo hagas si yo no soy la causante de tu desdicha, no lo hagas por hacer.

Y con el ultimátum asomó la razón… Él bajó el arma…
             
Ella era así, construía desde las mentiras y deconstruía desde la realidad…

sK

                                                     

16 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, Sofía. Muy bien llevado el hilo de la tensión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Dramático el texto, como una película en blanco y negro con matón y chica guapa.
    Me gusta eso de la construcción y deconstrucción (qué palabra esta última tan de nuestros días).
    Sigue en forma esa pluma, Sofya, de lo que me alegro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, sabes que siempre me alegra verte por aquí y que me comentes cositas.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Esa bala tenía un nombre escrito y no era el suyo.
    Muy chuli.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Alfred, gracias por pasar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Se la jugó y le salió bien.

    Besos.

    Revólver es masculino, creo que se te escapó una "a".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había que intentarlo ¿no?...La inteligencia emocional puede salvarte la vida.

      Besos Xavi!

      Crees bien, ya está hecha la corrección "un revólver"... Gracias majo :)

      Eliminar
  5. Demostrado, ni un 38 puede con la mejor arma de la mujer: el verbo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importante es el poder de la palabra, hablan de él como de un arte. Gracias por la visita.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Decía Terry Pratchett que la pluma es más poderosa que la espada siempre y cuando la pluma este muy afilada y la espada sea muy corta, pero hay que reconocer que es una respuesta muy aguda, concisa y llena de profundidad, sí señor.
    Es una gran escena corta, a veces los pequeños relatos condensan en pocas palabras bastante más que novelas enteras.
    Un abrazo, Sofya! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Jorge. Siempre me alegra que me visites.

      Un abrazo! :)

      Eliminar
  7. Perdona, cuando hablo de respuesta aguda y profunda, me refiero a la tuya (aunque la del señor Pratchett también comparte esas cualidades).

    ResponderEliminar
  8. Un relato corto pero con mucha fuerza. "No me mates si realmente no deseas hacerlo"... Muy convincente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo...A veces hay que tener fuerza y tratar de ser convincentes.

      Un saludo.

      Eliminar