sábado, 9 de enero de 2016

# 16

Para escribir caminar y para caminar un recorrido inspirador, siempre inspirador.

Captar las sutilezas de la vida, los matices existenciales, incluso la simpleza de los modos o formas de vivir… Confiar mucho más en las casualidades, darse salvajemente a las emociones, sin piedad, con una fuerza casi primitiva… Envenenar mi pensamiento con una visión milimétrica, sacar los fantasmas de mi cabeza, salir a cenar con muertos de renombre, sentir que no soy yo, conocer al diablo en persona, incluso llorar y sorberme los mocos ante la crueldad de los recuerdos bajo los efectos de una lupa de aumento.

Así, de este modo, sentarnos una al lado de la otra y acoplar nuestras cabezas para poder charlar apaciblemente… Juntas, mi musa y yo…

Y así, con todas ellas, para escribir, para inspirarme.

sK

                                                               


16 comentarios:

  1. Hay que estar a buenas con las musas, sacarlas a pasear, darles tisanas calientes en invierno y helados fresquitos en verano, invitarlas a paseos prolongados en todo tiempo, con visitas guiadas o no, por todos los museos de la vida y sonreír siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Alfred estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices,además,cuando pasas por épocas de sequía creativa,se las echa tanto de menos...Yo he llegado a derramar lágrimas sobre el folio en blanco por las ausencias de mis musas...Gracias por tu visita :)
      Besos.

      Eliminar
  2. ¿Las musas visitan sin previo aviso o se buscan? ¿nacen o se hacen? ¿dependerá del escritor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso que mis musas son mi vida,mis épocas, mi dolor,mis amores y desamores,mis pulsiones, fantasías o frustraciones,y todo esto puede acontecer sin aviso previo,en ocasiones son mis búsquedas,pero en otras se trata de encuentros fortuitos,las musas viven en mis días,aunque nadie puede hacerlo en días ajenos,ellas sí, están ahí de un modo u otro...Luego hay momentos en los que no pueden estar por diferentes motivos que suelen ser existenciales en mi caso, y a veces,estos asuntos ocupan mucho espacio en mi tiempo...Dependerá del escritor siempre,pero te puedo asegurar que para todos lo que escribimos la ausencia de nuestras musas es un duro trance, una dura prueba a la que enfrentarse.

      Un abrazo Víctor! :)

      Eliminar
  3. Tu musa es de champions league.
    Una crack!!!

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xavi!
      Crack tú!!!

      :)

      Besos.

      Eliminar
  4. Sí que es doloroso no encontrar a las musas, no poder sacarlas aún más. Al final terminan volviendo a nosotros, y es que no podemos vivir la una sin la otra. Así, pegadas, con esa dependencia... Nos sentimos libres ¿es posible?
    En todo caso, no andes preocupada, vengo leyéndote un tiempo y la tuya es fabulosa. Este post debería ser de obligada lectura para todo el que se aventura a escribir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras mukali,animan, ¡y mucho!...

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Pues lo que sea que surja de ahí, va a merecer seguro la pena.

    Abrazo!

    ResponderEliminar

  6. Juntas, como por casualidad, charlando toda la noche con inspiración poética sobre el arte liberal de la poesía y de ese modo, que entera aquella, se os vaya sutilmente en impulsos llenos de ausencia de emociones como el grácil y frágil vuelo de la mariposa.

    ResponderEliminar
  7. Llegó la musa, Sofya, y te inspiró este texto lírico lleno de belleza.
    Ah, me encanta la foto de las dos chicas anudadas por la trenza común y compartida de sus cabellos.
    Un beso bien grande y buen 2016 (seguro que te llegan muchas musas, ya verás como sí).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Isabel, muchas gracias maja!

      Besos :)

      Eliminar
  8. Charlar apaciblemente con nuestro "yo" o musa es algo tremendamente espiritual para los escritores. Los que emprendemos el camino hacia el interior no necesitamos loqueros, sino que desenterramos en soledad nuestros miedos o predilecciones a través de los textos.

    Me ha encantado ésta primera visita.

    ¡Qué la fuerza y las musas te acompañen!


    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo,de hecho yo creo que ningún viaje puede ser más exótico, completo y entretenido que un buen viaje hacia el interior.
      Gracias por tus palabras Jonh. Fuerza y musas para ti también.

      Abrazos

      Eliminar