viernes, 11 de diciembre de 2015

UNA ESCÉPTICA EN LA CUERDA FLOJA

Acostarme con él y sacarlo para siempre de mi vida, esa era la idea, saber usar bien el sexo puro y duro.

Y la cuestión es que nunca me había costado hacerlo, de hecho sabía que nadie podía hacerlo mejor que yo… Ni aunque juntos tuviéramos toda la belleza del mundo, ni aunque me rodeara de frescas caléndulas todos los días de mi vida, ni aunque gracias a él consiguiera ver la experiencia de la existencia como una celebración y no como una escena demencial e indecente… Había hecho ese trabajo personal durante mucho tiempo, de manera íntima y silenciosa, porque las historias que duran tanto como “el paciente inglés”, me desequilibran hasta el punto que mi comportamiento se vuelve iracundo, ruin y agresor…Toda mi vida saltando de un tálamo a otro y no he logrado descubrir la profundidad de las cosas que son realmente importantes, y ahora, mientras él se recupera tras la excitante y combativa sesión de sexo que hemos tenido, mirándole puedo ver… ¡Joder, no es ver, es sentir!... Siento que el latido de mi corazón ya no es tan triste, me embarga el deseo de saber de él, de sus sueños, de sus penas, de su sentir más oculto, quiero activar toda una investigación acerca de su persona, acerca de todo su ser…¡Estoy conmocionada, en la cuerda floja!... De repente abre sus ojos, me sonríe, acaricia mi mejilla, se aproxima besando suave y delicadamente mis labios, entonces con una dulce pero firme voz me dice: “Sé por qué me miras de ese modo”…Yo sigo clavando mi oscura mirada en sus pupilas de color imposible, él continua hablando pues ya sabe que no pienso pronunciarme ni pronunciar palabra, porque alguna al trabarse torpemente podría desnudar mi alma, y eso no puede ocurrir nunca, bajo ningún concepto…” Lo haces porque acabas de darte cuenta de que esto no es un flirteo… Es una relación”… Mi mirada sigue firme en sus ojos, sin dejar de sonreír añade: “Estamos enamorados”…Yo pensé: “¡Destino cruel!”…

Se incorpora, me abraza y comienza el juego con la finalidad de hacerme el amor como nunca nadie me lo había hecho antes, entonces reacciono, no sé si yo, si mi corazón o si mi maldita mente, pero le aparto y le pido que se vista y que se marche… Le digo que no quiero volver a verle, que no duermo ni desayuno con cualquiera… Le digo que prefiero seguir viendo en la noche el más allá y que la luz del día siga hiriendo mis ojos… Le digo todo eso y silencio todo lo demás, y lo callo no por miedo… Sino por el peligro que entraña.

sK

                                                                 




20 comentarios:

  1. Nunca hemos de perder la fe, creer en lo que no se ve. Estar en la cuerda floja es una sensación preciosa, caer en la red del amor indescriptible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena muy bien...Incluso la caída...

      Un abrazo, Víctor.

      Eliminar
  2. Eso, eso, dura y castigadora…, aunque… me había encariñado con el muchacho, vaya.
    Un abrazo bien grande, Sofya, y gracias por hacerme pasar un buen ratico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme Isabel, gracias a ti, siempre...

      Besos!

      Eliminar
  3. Quien a hierro mata a hierro muere.
    Ese karma es universal.
    Como relato es de gran dureza emocional.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Al fin todo tiene la misma raíz: maroma es una cuerda gruesa y maromo el amante, marido o pareja de una mujer; por lo tanto una historia de tantas que ante una aparente situación de me la trae floja acaba dejando contra las cuerdas, ¿algo así como celos de un ciclo de amor sin esperanza de continuidad que se desvanecen en la infidelidad que sólo busca venganza?. En términos modernos, una "lifeline" como cualquier otra, lo que antes era, en apariencias de bondad, un desliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más sencillo...Mujer escéptica que no cree en el amor, se enamora, y entonces huye...¡Fácil!

      Saludos!

      Eliminar
  5. Puf, no sé qué le ha hecho el pasado a esta mujer, pero sí sé que una vez que se conoce el peligro del amor (del desamor), del dolor, es muy difícil volver a entregarse. ¿Depositar toda la confianza en otro? ¿Sacarse el corazón y entregarlo diciendo estar enamorado? Tal vez la vida sea menos peligrosas como la vive esta mujer, pero también, menos emocionante, y menos viva. No lo sé, Sofya, seguro que tú tienes mucho que decir sobre todo eso y por eso te sigo leyendo, expectante, siempre.
    Pues eso, que me ha encantado. Tuve una época un poco sombría de ser y vivir así. Leerte cura. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por todo lo que me dices Patricia,tus palabras son medicina para mi alma. Yo siempre creo en el tiempo como remedio infalible para curarlo todo,con él las penas cambian de forma,de lo contrario, no podríamos continuar nuestro camino con esas tristezas tan profundas que a veces bombardean nuestro sentir.

      Un abrazo, enorme :)

      Eliminar
  6. Tener mucha fuerza de voluntad ayuda a nos ser escéptico, al amor hay que plantarle cara y no huir de él ...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, cuando llega hay que recibirle con todos los honores, y dejar que nos arrastre hasta caer, ¡claro que sí!...Hay que sentir y fluir con él.

      Un saludo, Guillermo.

      Eliminar
  7. Bonito y profundo post.
    Te hace revivir sentimientos pasados alguna vez.
    Seguro que todos en nuestras vidas hemos estado en ese momento de la vida. Es más creo que es necesario haber estado para conocerse a uno mismo, saber que deseas de la persona que quieres a tu lado y sobre todo que eres capaz de ofrecer a esa persona.

    Es tu primer post que leo y te he de confesar que me has ganado como futuro lector

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie está a salvo de los embates amorosos, aprender de nuestras experiencias es el trabajo que nos toca asumir si queremos crecer y nutrirnos. Gracias por tus palabras, aquí estaré.

      Un saludo Benito.

      Eliminar
  8. Las trampas que nos pone el amor para cuidarse de si mismo. Buen texto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. "No por miedo... sino por el peligro que entraña"

    ...

    Sí, por MIEDO. Pero es mi opinión. En cualquier caso, acierte o no, soy temeroso, y no me cuesta decirlo, porque he pasado por las mismas circunstancias que expresas sobre ese alguien que habla en primera persona.

    Pero lo confieso: es un miedo que echo de menos. Algo parecido a la imagen de la cuerda floja. Todo encaja.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente es por miedo... Obviamente no lo puede reconocer... Obviamente todo encaja.

      Un saludo :)

      Eliminar