sábado, 5 de diciembre de 2015

CACHITOS DEL FIN DEL MUNDO

Un té verde salvador de esta extraña sensación apocalíptica, sobre todo porque lo disfruto en soledad  y nadie contribuye a empañar este momento, a obstaculizar el transcurrir de mis pensamientos, a desordenar mis ideas o a despistar mi sentir… Nadie contamina… Nadie contaminante.

Que no cunda el pánico aunque piense que la humanidad es mala y que no hay nada de bueno en ella, no es por atraer la polémica pues estoy sola en casa, en mi salón que tiene mucho de santuario… A veces creo que ver el lado bueno de las cosas tiene también su parte chapucera y sucia, tiene una dosis invisible de resignación a la par que una cantidad de psicología positiva que puede resultar tan peligrosa como nociva, algo similar a la denominada voluntad divina.

El vecino ha puesto música, un artefacto bailable de primera orden, pero no me apetece bailar, hoy lo que necesito es dar un salto terrible, plantarle cara a todos los bipolares sin diagnosticar que me rodean, dar rienda suelta a mi esquizofrenia presentida, romper moldes, fotografías y cartas saturadas de embustes y falacias… Hoy necesito saber porqué no sirve de nada el diálogo, porqué no somos capaces de identificar nuestro propio sentir, porqué no podemos comprender a los demás, porqué aún sabiéndolo todo acerca de las dos caras del amor, acabamos vendiéndonos por una miserable dosis de afectos enrarecidos, aunque sean falsos o aunque nos los den sin saber muy bien porqué.
Estos sorbos de té caliente me reconfortan…Y también esta soledad, que es milagrosa aunque yo sea atea y que me llena, aunque a estas alturas siga siendo incapaz de despojarme de esta sensación de vacío.

Cuando intentas hablar con alguien y no te sale bien, cuando un gran amigo te dice que desde que duerme solo lo hace mal, cuando necesitas que esa persona en concreto te escuche y te dice que mejor dejarlo para cuando supere su resaca, cuando una noche te sorprendes a ti misma bailando con lágrimas en los ojos, ¡porque sí, claro que se puede!, cuando sólo grandes estribillos pueden alegrarte el día, cuando te esfuerzas constantemente por entender aquello de que la suma de las partes es mayor que el todo, cuando descubres que la vida privada es útil para perjudicar al prójimo, cuando entiendes que la memoria es selectiva por muchos motivos…Y también cuando te gusta ese chico, porque su vida es como un melodrama urbano inglés.

Es como una efervescencia hormonal artificial y arrítmica porque ya no procede biológicamente, aunque se muestre persistente y testaruda, con carácter y fuerza, con morbidez la muy atrevida… Pero es que ya no procede… ¿Para qué?...

Nos engañan, nos remodelan a su imagen y semejanza, se deshielan así los glaciares mientras del mismo modo nuestros corazones se hielan a pasos agigantados…

Y pienso en soledad, que todo esto no son más que cachitos del fin del mundo.

sK

                                                               


14 comentarios:

  1. Una radiografía de tus emociones.
    Te sienta bien esa soledad.
    Piensa como estarías sin ella...
    Pero que no te duela mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xavi! ...

      Trataré de que duela lo menos posible ;)
      Besos.

      Eliminar
  2. Que duela, somos humanos y tenemos emociones por algo. Que duela, la observas, la acoges, sientes compasión... Y la dejas ir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enfoque de Gestalt...Creo en las ventajas del dolor y en las posibilidades de calibrarlo en su justa medida, para evitar así las desventajas que sobrevienen si lo convertirmos en sufrimiento...

      Gracias por la visita...Saludos Choiva!

      Eliminar
  3. Vivimos un apocalipsis lento y privatizado. Quizás fue siempre así y es parte de lo humano, en tanto que es consciente. Recuerda que muchos porqués hacen una porquería. Y que, en mi porquería, acompañas siempre :)

    Besote Sofya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La compañía es mutua,sabes que no me puedo resistir a la profundidad de tus reflexiones.

      Besote Andoni! :)

      Eliminar
  4. Madre mía parece que el huracán Sofya asola esa mente inquieta...

    No sirve de consuelo pero todos tenemos huracanes así, o al menos yo los tengo, así que puedo comprenderte. Y en cuanto a lo de ver el lado bueno de las cosas, pues efectivamente, es chapucero y sucio porque parece una batalla por encontrar luz donde solo hay oscuridad pero hay dos opciones: o hacer eso, o dejar que el caos se apodere de todo. Aunque el caos tampoco es tan malo como parece.

    En fin, yo y mis divagaciones.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja...

      El desorden del caos, puede reorganizar nuestra cordura :)

      Un abrazo Óscar.

      Eliminar
  5. No parece que estés para tirar cohetes, ponte a bailar en plan desenfrenado, enciende las velas para marcar tu territorio, ponle unas gotas de esperanza a tu té verde, siente el pacer de la brisa en la cara, mientras los demás ven la lluvia sobre tus hombros y siempre un buen toque musical.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja...

      No es un mal momento, son malos pensamientos que alternan con otros más positivos...Mi cabeza va así, siempre centrifugando pensamientos ;)

      Besos Alfred.

      Eliminar
  6. Cierto, esto no es más que el principio del fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Quien ha dicho que un día habrá fin del mundo?. Sólo profecías y conjeturas en busca de nombradía y popularidad pero ninguna evidencia y de ese modo, pasada la euforia inicial de su difusión, las predicciones se caen por si mismas con el paso del tiempo a pesar de la fluidez verbal de quienes las hayan proferido.

    Y como así viene sucediendo desde que el mundo es mundo y no se va a interrumpir ni en el infinito de los tiempos sólo me queda prorrumpir en zollipos que son la expresión externa de mi sentido sentimiento por esa muerte lenta a la que nos veremos abocados de continuar esta polución.

    Mientras tanto dancemos y, entre té y té, regeneremos el planeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dancemos pues,con pies ligeros...

      Saludos, y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar