sábado, 28 de noviembre de 2015

UN EXTRAÑO ANTE MI TUMBA

Seguro que busca un lugar silencioso para ensimismarse, tal vez inspirarse en esta atmósfera difusa. Tiene una mirada con cierto halo de sensualidad, aunque alejada de cantos al amor… Seguro que necesita un lugar silencioso en el que poder ver claro el realismo en su vertiente más desafiante… La belleza triste, el viento de la soledad, los vanos esfuerzos, el dolor, la pena y la muerte… Una excelente perspectiva, una imagen magnética, la tristeza de la soledad… Y él parece triste… Parece sentirse muy solo… ¡Vaya, las flores son para mí!... Me encantan estas técnicas de curtido galán… No lo digo con sorna ni con humor negro, pero es cierto que las cosas vienen cuando vienen y que para hacerlas bien hay que sentirse a gusto. Tal vez sea profundamente humano… Algo que nunca encontré cuando mi corazón latía al ritmo descompasado de pasiones vacías… Lo cierto es que algunos asuntos salieron mal, de hecho, no puedo creer que me equivocara tantas veces…

¡Está diciendo algo!...

-      No soy asiduo visitante de los cementerios para buscar paz, aunque es cierto que la dan, he venido exclusivamente para visitarte…

¿Pero, quién es? ...¡Tan capaz de encender brasas en medio de este gélido frío, tan capaz de convertir en intenso este paisaje inerte, tan capaz de por una vez en mi vi..! ... Tan capaz de no hacerme apagar los sentimientos cómo si de una lámpara se tratasen… ¡Quiero gritar muy alto, aunque sea inútil!…

¿Quién eres?, ¡por favor, dime quién eres!
 ………………………………………………………………….
Lo cierto es que no, prefiero no saberlo y que esas bellas flores blancas anónimas, adornen la belleza triste de esta soledad lapidaria… Mejor así, otro fraude más y del shock podría resucitar, cuando esa no es la idea y además nunca creí en la resurrección de los muertos.

(Conste que no es un delirio, yo seré incinerada y esparcida cuidadosamente en el lugar donde transcurrieron mi infancia y mi adolescencia… Un lugar que por cierto, es una belleza en estado puro y lo será para la eternidad, así que nada de desconocidos con flores blancas…)

sK

                                                               



12 comentarios:

  1. Vine a traerte un poco de sol
    para la intensidad de tu escrito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esa energía ;)

      Besos Mucha!

      Eliminar
  2. Y que hago con el ramo de crisantemos que tengo para ti???
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay...Déjame que piense algo....Bonita flor el crisantemo.

      Besos! :)

      Eliminar
  3. Hemos coincidido en el tema.
    Parece que noviembre se presta para hablar de la muerte.
    Yo tampoco tendré tumba.
    Incineración y que esparzan mis cenizas sobre las cabezas de miles de clientes un día de rebajas... y luego que se lo digan, y que salgan chillando buscando una ducha donde acabar de aniquilarme.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja....

      Así sea...Y yo que lo vea....

      Besos.

      Eliminar
  4. Aunque sean un remanso de paz y tranquilidad prefiero no visitar los cementerios...ahí todos son desconocidos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en el mundo de los vivos nadie conoce a nadie.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Por fin me lo has puesto fácil; compartiré contigo la idea de que siendo ya cenizas me esparzan, pero en mi caso al libre albedrío de quien asuma esa acción y como seguramente lo harán en otro lugar distinto al que tú te tienes reservado tengo la esperanza, por no decir certeza, que con el tiempo compartiremos tumba en el fondo del océano arrastrados hasta allí por la tibia lluvia de primavera que tras caer en tierra y hacer brotar esas flores que a ti te gustan, pero que yo nunca pude ofrecerte ya que en vida no nos conocemos, nos arrastre a esa tumba abisal para allí poder seguir disfrutando de tus letales entradas y quien sabe si llegar a entregarte esas flores pendientes de dedicarte por mi parte en tributo al regalo de tus siempre estupendas y elocuentes entradas, pero lo que nunca jamás podré dejar de ser es tu fiel y anónimo lector, adepto de tu poética hasta la muerte y más allá.

    Tú escribe que yo te leo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por este reconocimiento a mi literatura, que es un regalo...Gracias también por leerme.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco quiero una tumba, Sofya, aunque supongo que es un alivio para aquellos que quieren volver a recordarnos, tener un punto físico concreto al que volver, como hace este extraño, quien sabe buscando qué. Me sobrecoge lo que has escrito, y me ha hecho pensar... Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tu visita, como siempre, y como siempre, también me gusta que mis palabras lleguen a tus pensamientos ;)

      Un abrazo enorme Patricia.

      Eliminar