jueves, 22 de octubre de 2015

EMBESTIDA FILOSÓFICA

Decía Francis Bacon que desconfiaba del amor porque corrompe y rebaja. Spinoza veía en el deseo la esencia misma del hombre, su doctrina de las pasiones tenía tres elementos: La alegría, el deseo y el amor. Leibniz tenía en cuenta las inquietudes y las llamaba inclinaciones sensibles, para él las pasiones son como modificaciones de las tendencias que vienen de la opinión o el sentimiento y se acompañan del placer o el desagrado.

Para Locke el fundamento de las pasiones está en el placer y el dolor y en las causas que lo producen. Vio en el amor el fruto de la reflexión sobre el placer que alguien puede producirnos.

Hume hizo una clasificación de las pasiones en simples (alegría, tristeza, deseo) y complejas (una especie de asociación de emociones semejantes). Por su parte Maquiavelo veía el amor como un instrumento social engalanado con las joyas de la felicidad.

Hobbes en su Leviatán afirmó que el amor es un producto del miedo a no ser reconocido, a estar solo y a resultar indiferente, hablaba del deseo de ser deseados por una persona en concreto. Stendhal creía que el amor es por esencia un error, por proyectar sobre alguien inexistentes perfecciones. Un día, decía, la fantasmagoría se desvanece y entonces muere el amor.

Nietzsche y Schopenhauer veían en el amor una trampa para perpetuar la especie. Hegel afirmó “El primer momento del amor es cuando yo siento que no quiero ser una persona independiente”.

Kierkegaard entendía el amor como ilusión, como sentimiento que anula y absorbe la moral.


                                                           


El joven catedrático había retirado de un brusco manotazo todas las cosas y papeles que tenía sobre su escritorio, los cuales cayeron estrepitosamente al suelo. Cogió a su alumna y la sentó sobre la mesa, comenzaron a desnudarse mutua y arrebatadoramente, abrió sus delgadas piernas, suave y delicado, se sentó en su sillón y con su cabeza entre sus muslos se lanzó a la aventura de un excitante recorrido húmedo por el cuerpo de ella, el viaje se tornó intenso y espectacular cuando llegó a su vestíbulo vulvar y desde allí, ella no pudo hacer otra cosa que saltar al abismo, al principio sintió que levitaba y después voló tan alto que quiso gemir, pero él ahogó su grito tapando su boca con una de sus manos, no era un lugar muy apropiado para arder hasta el extremo…

Mientras seguía cubriendo sus carnosos labios ansiosos por gritar de placer, se incorporó de la silla que deslizó gracias a sus ruedas muy fácilmente con una patada trasera, y entonces se aproximó a ella, la miró y la penetró sin piedad, la besó ardiente y sensual mientras su miembro se abría camino en aquella cálida y empapada cavidad… Comenzó poco a poco, con pequeñas embestidas, hasta que en su lógica y natural inercia, se tornaron más violentas en un ataque pasional que le llevó al clímax, y desde ese punto más alto e intenso, la cogió por la nuca alborotando aún más su melena, sonrió mirándola de manera profunda, introdujo se lengua en su boca y se hizo un hueco en ella recreándose con un largo y excitante beso, sin enamorarse, aunque deseando un nuevo encuentro, tal vez muchos más, le dijo:

- Señorita Aurora Ramirez, finalmente, ¿de qué tratará su tesina?

Ella sagaz y satisfecha, aunque no saciada, sin apartar sus ojos de la mirada de su profesor añadió:

- He pensado que haré un monográfico sobre el amor, el deseo y el sexo a través de la  filosofía universal y sus filósofos… Lo titularé “Embestida filosófica”

Él ya estaba casi vestido, se estaba abotonando la camisa y respondió:

- ¡Perfecto, vístase!...Ah!, si lo desea puede dejar sobre mi mesa su número de teléfono antes de irse, yo voy a los servicios.

Todavía excitada, pero sobre todo correcta y educada le contestó:

 - Será un placer, catedrático, no sabe cuánto deseo hacerlo.


                                                                         



Y con la sola apariencia se queda el escepticismo, más no porque como los estoicos la considere verdadera, sino porque ninguna otra cosa podemos conocer. Una contraposición entre apariencia y realidad en la que la primera oculta a la segunda porque la última no se puede conocer, de tal modo que vivimos en y para la apariencia, haciendo de ella, no sólo criterio del conocimiento sino también de la acción.

sK


                                                             















 


18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Parece que he contado la leyenda urbana japonesa de Kushisake "la mujer con la boca rajada" .... Algo escalofriante, Víctor.

      Abrazo! :)

      Eliminar
  2. La tesina será calificada con sobresaliente "cum laude", como mínimo....

    Ah, las apariencias, no sólo en el amor, en todo.... cuanto me han hecho sufrir... después aprendí a rascar y buscar y encontrar la verdad....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo en la puntuación que recibirá la aplicada pupila. En cuanto al tema de las apariencias, desde luego, es casi un arte esa búsqueda de la verdad ,y además, queda la sensación de que nunca llegas a encontrarla del todo, por lo menos eso pienso yo.

      Besos Xavi!

      Eliminar
  3. Un buen inicio de la tesina es la elección del tema del trabajo y la del tutor; con lo cual Aurora a poco que aplique sus conocimientos universitarios va camino de completar al mas alto nivel académico su licenciatura como en su momento así lo tendrá que reconocer el tribunal ante los argumentos que sin duda ningún miembro del mismo podrá rebatir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, un trabajo de esa índole puede dar muy buenos resultados, la mente universal, los sentimientos universales que todos los hombres de cualquier época o período sentimos y vivimos, es muy bonita la idea de que no importa la cronología porque estamos hechos de la misma materia, nuestra esencia es la que es, antes, ahora y para las generaciones futuras.

      Gracias por pasarte.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Un texto de calidad, mucha calidad, un relato arriesgado y peligroso, muy bien descrito... No sé si puedes hacerte una idea de todo lo que transmites.

    ** Anthrax**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras...Los que escribimos lo hacemos para transmitir, para remover conciencias, para agitar las almas, es una forma de buscar o rescatar emociones y sentimientos ahogados...Los que leemos,al hacerlo,sentimos lo que queremos sentir o tal vez lo que necesitamos sentir en el momento de nuestra lectura.

      Saludos Anthrax.

      Eliminar
  5. Te han faltado los rombos, Sofya :)
    Qué bien me hubiera venido una catedrática así hace veinte años.
    Confieso que la reflexión final me queda grande. La volveré a leer después.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja...

      Al final he querido, desde la filosofía también, cerrar el relato,con la apariencia y la realidad de la vida, de las relaciones, del amor, de todo, porque una alumna y un catedrático se supone que mantienen un determinado tipo de relación , se supone...Y se suponen tantas cosas en nuestro día a día...Escépticos y estoicos.

      Un abrazo Drywater, gracias por la visita :)

      Eliminar
  6. Madre mía, me voy un rato de aquí y subes la temperatura del infierno 3 grados :p

    ¿Podría decirse que empezaron con la demostración empírica de la tesina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué susceptible es tú género!...jejeje...

      Podría decirse incluso que esa demostración sólo fue el inicio...

      Abrazo Óscar! ;)

      Eliminar
  7. Me dispongo, después de leer esto, a matricularme en esa universidad si me dices donde se halla semejante catedrático jajaja.
    Me ha encantado, y a mis hormonas también hahahaha lo has narrado soberbiamente Sofya, sigue escribiendo en este género que yo te leo encantada!jajaja Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja...

    Me alegra mucho que te haya gustado Patricia, estaba empezando a pensar que en algún lugar ponía: "sólo apto para hombres", porque hay otro comentario de otro santo varón, que se coló por error en la entrada anterior, la de abajo,.... Jajajajaja....Pues sí, el sexo es algo natural y me parecía que mezclado con la filosofía, como que le daba cierto nivel ...
    Muchas gracias por pasarte, y por sacarme de dudas ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. que buen escrito
    intenso fácil de digerir
    yb abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ja me gusta como has despedazado los textos.. dejandolo al simple acto!! Que bla bla ni bla bla.. jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita Michelle...A veces hay que dejar el "bla, bla, bla" a un lado :)

      Saludos!

      Eliminar