domingo, 23 de agosto de 2015

EL ARTE DE PERDER

“Te acostumbras a no estar enamorado, a no ser feliz con el mundo…Te acostumbras a hacer las cosas para escapar…Te acostumbras al extraño y común mecanismo de añorar lo que dejas atrás y soñar con lo que está por venir, algo que además te convierte en idiota y predecible…Te acostumbras a los problemas de tu sociedad porque sabes que si huyes a otra nueva te adentrarás en otros y novedosos conflictos…Te acostumbras al remordimiento que ahoga y a los fantasmas que te visitan…Te acostumbras a una serie ilimitada e infinita de malos asuntos amorosos…Te acostumbras a que cuando las cosas van mal no tienes ningún sitio adonde ir…Te acostumbras a no dejar de querer a alguien nunca y a no recordar en qué punto dejaste de quererte a ti mismo…Te acostumbras a desandar todo lo andado…Te acostumbras a estar perdido y confuso permanentemente…Te acostumbras a que el amor venga muy raras veces…Te acostumbras a tener el corazón frío y entristecido y pese a todo no puedes acostumbrarte a la sensación de que algo se desploma bajo tus pies de manera constante y tenebrosa…”

Carlos miró a su sobrino de casi treinta años y al que acababa de conocer y sonriéndole añadió algo más:

“Te digo todo esto porque dominar el arte de perder requiere mucha disciplina y además también quiero que tengas presente que se puede condenar la guerra, pero honrar al guerrero, y esta que te cuento es mi guerra, aunque pueda parecer un simple rollo mierdoso….Sólo espero que tras el día tan bochornoso que he tenido hoy venga una tormenta enorme alentada por el viento”

sK


                                                                          

14 comentarios:

  1. Ah, si... saber perder es todo un arte.
    Un arte que se perfecciona con el paso del tiempo.
    Se trata de educar a la mente y al corazón y enseñarles a mirar y a ver.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es... Mirar las cosas y verlas pasar...Y a las personas y a los trenes....

      Besos Xavi! :)

      Eliminar
  2. Me ha encantado.
    Sí, nos acostumbramos a tantas y tantas derrotas… La vida es una sucesión de ellas, aunque, eso sí, matizadas por algún pequeño haz de luz que nos alegra de vez en cuando.
    Un abrazo, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos matices son nuestros respiros...

      Un abrazo, Isabel.

      Eliminar
  3. Parece que para Carlos corren malos tiempos, pero nunca llovió que no escampase; por tanto, yo, aeda de imposibles, lo salvaré de cualquier walkiria y lo elevaré a héroe protagonista de contínuas gestas ganadoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ¿sabes algo?...No creo que a Carlos le cueste mucho acostumbrarse a los mágicos poderes del hada de imposibles.

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho...y la foto del final muy chula...saber perder es dificil..a veces hasta lo llevamos con dignidad..un besazo dese Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias alp...

      Besos desde Alicante!

      Eliminar
  5. Este Carlos siempre dando ánimos. Pobre sobrino, pero qué gran reflexión.

    ResponderEliminar
  6. La vida puede ser una sucesión de derrotas, en unas batallas de una condenada guerra, en la que ya está escrito el vencedor, aunque nunca lo sepas.
    Saludos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito lo que dices, gracias por pasarte Alfred.

      Saludos.

      Eliminar