lunes, 17 de agosto de 2015

# 11

Una mirada callada ante una ruina basta para comprender que somos cortos de vista frente a una cronología específica.

Igual que nosotros en ocasiones sólo queremos que alguien advierta nuestra presencia, yo creo que a veces las ruinas quieren eso, que las veamos, que nos sentemos frente a ellas… Que las miremos con detenimiento, como en la anatomía de un flechazo...

Y en la mirada callada un dolor callado…Desligarse de ciertas vivencias y bailar…Bailar por dentro...

Ante ella una procesión de preguntas definitivas y la charla interior trascendente, después sin saber cómo ni porqué sentirse solo hasta llegar a las lágrimas…Y tras largo tiempo de contemplación, con el anaranjado atardecer un deja vu tardío...

Igual que nosotros en ocasiones  sólo queremos que nos dejen solos y en paz, yo creo que a veces las ruinas también quieren eso, que las dejemos tranquilas con su serena paz antigua, para quedarse en ese abandono de fría piedra...Como en la anatomía de un descanso eterno...

sK


                                                                               

10 comentarios:

  1. Si la forma da belleza y el tiempo antiguedad, la destrucción de una construcción tiene un valor imaginativo incalculable ya que sin importar mucho, la verdad que nada, el origen de la obra, el para que y ya no digamos el por quien ni para quien de la misma, logrará que cada par de ojos, en mirada callada, que contemple esas piedras desordenadas establezca sus propias características constructivas dentro de una subjetiva visión sin importar que las piedras sean frías o cálidas, grandes o pequeñas...
    Y todo esto ya sucedía antes, o sea desde siempre y continuará así hasta que la última piedra existente se haya extinguido como tal y quede convertida en arena tal vez en una tranquila y pacífica playa bajo tus pies, cuyas huellas borrarán las olas un frio atardecer sin puesta de sol y con una lágrima en tu mejilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante y sensible proceso veo en tus palabras...Es bonito.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Yo iría más allá, Sofya. Creo que las ruinas son mucho más independientes que nosotros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto!, además ya sabes que la independencia da cierto aire de misterio...Hay ruinas muy atrayentes por ese halo misterioso...

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pero algunos siempre quieren remodelar todo y a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso ocurre mucho...Demasiado...

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Muy bueno, Sofya... la naturaleza muerta del observador. Besote! :)

    ResponderEliminar
  5. Yo voy camino de ser una ruina...
    Y si, que me dejen en paz.

    ResponderEliminar