sábado, 27 de junio de 2015

UN HÉROE COMO LOS DE VERDAD, CON CAPA Y TODO

En su transición firme y temblorosa a la vez, no podía imaginar el soplo de una renovación tan osada, tal vez descarada como la que él le lanzó desde el otro lado de la barra.

Empezó con su mirada imposible, profunda y guerrera, irresistible para el ocaso que sus ojos le ofrecieron como un don maravilloso e inesperado…Un momento extraordinario en el que ambos decidieron recrearse…Ese recreo duró el tiempo suficiente como para que se apropiaran sutilmente del binomio tiempo-espacio…Desde ese punto y conocedores de ese poder supremo, él decidió acortar la distancia física entre ambos porque su aproximación mental era patente, icónica, poliédrica y lo peor, inevitable…Su acercamiento acompañado en todo momento por sus miradas encontradas inexorablemente aumentó el latido de ella, además con él, parecía volver a su ser la ya olvidada sensación de estar viva. Su cabeza se descontroló y un centrifugado de pensamientos convirtió su materia gris en un material altamente inflamable, no sabía si él la había resucitado, si la muerte resultaba ser otra vida, si al final todo este tiempo atrás había estado viva y lo que no sentía era su latido…No sabía si él era un héroe…Un héroe que tenía una capa oculta y que justo cuando empezara a sentirse bien, con ganas de avanzar, incluso de enamorarse, contra su filosofía de vida, contra su modus operandi, contra todo pronóstico…Incluso así, divergente ella con su alma y su espíritu, desaparecería dejándola de nuevo en su oquedad enorme, sumida en un terrible abismo insalvable e inoportuno como de costumbre…Y su capa agitándose y oscilando con el fondo azul e intenso del cielo, y él alejándose de ella, de su sentir divergente, en una huída salvadora de otras vidas, más no, y nunca jamás, de la suya.

Se encontraban ya frente a frente y sus miradas se aproximaron tanto que ella empezó a sentir cómo su alma se desnudaba, cómo la vulnerabilidad de todo su ser reaparecía, empezaba a sentir la aceleración paulatina de su centrifugado mental…Entonces él la cogió de la mano y en una alocada carrera emuló una máquina del tiempo…Corriendo por las solitarias calles en la oscura y cálida noche veraniega la llevó a la playa…Se descalzaron…El contraste de los pies fríos por la arena húmeda con la pasión que ambos desprendían, les convirtió en títeres descontrolados cuyos hilos eran movidos por una huída compartida, compartida y secreta.

Él se acercó más…Y más… Mucho más…Ella sabía lo que iba a ocurrir, lo que aún no sabía era si quería que ocurriese, sin embargo empezaba a pensar en ello como en un inconveniente, no como en un problema...Un gran avance sin duda.

Y la besó…Y le besó…Y se besaron más…Mucho más.

Pasó el tiempo, mucho tiempo… Y finalmente él resultó ser un héroe…Un héroe como los de verdad, con capa y todo.

sK


                                                                          


10 comentarios:

  1. He venido serio.
    Me voy con una sonrisa.
    Gracias a ellos.
    Gracias a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues me alegra mucho ! :)

      Gracias por tu paseo Xavi!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Un saludo Alfred y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. A mí me gustan estos héroes cotidianos que nos salvan del abismo de los días. No los conocerá nadie, pero nuestro corazón los celebra.
    Un abrazo, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Isabel, nadie los conoce pero los corazones los celebran...

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. La lectura de la segunda parte de la primera frase hizo que iniciase en mi mente el dibujo de una secuencia de viñetas que fuesen dando existencia a ese héroe y llegó el punto en que me sentí la heroína de la entrada mucho mas que atrapada en el lógico final narrativo.
    ¡Olé mi héroe!

    ResponderEliminar