domingo, 14 de junio de 2015

SIEMPRE EL CONTRASTE

NOTA: Sería fácil encontrar un escrito como este sobre las sábanas de una cama deshecha, con las puertas de un mirador abiertas de par en par y sus visillos agitándose…Además silencio…Un profundo silencio…

“Supongo que esto es la vida, que a todos los hombres del Planeta les ocurre lo mismo que a mí. No pienso que pueda contribuir a mi destrucción y por lo tanto a una destrucción masiva de la especie…Y no lo pienso porque no hay reloj que no marque las horas y porque la existencia dura lo que un suspiro, además, alargar el tiempo no está en nuestro ámbito de actuación… 

Y es algo a lo que uno vuelve y vuelve y vuelve…También con la muerte, incluso con ella más, porque volvemos para quedarnos en él…En el vacio eterno.

Sin embargo en muchas ocasiones la sensación que provoca el vacio es de una extraña plenitud, es una sensación en la que crees que puedes llegar a sufrir un colapso nervioso, con períodos de insomnio en los que te muestras más distante, misterioso, como si fueras el poseedor de un saber intransferible, con un curioso trasfondo de conocimientos que entristecen mucho…Demasiado…Y es tan contradictoria la sensación que recuerdo haberme sentido vacía y alguien mirarme, y tras observarme durante un breve espacio de tiempo decirme:

-      Tu gesto triste es como un todo muy hermoso…

Y yo vacía, mirando con distancia, en mi tránsito infernal, tocada y hundida, con delirios, y sin embargo mi gesto triste, como un todo muy hermoso…Yo creyendo que había suficientes motivos para que el edificio quedara reducido a cenizas, deseando que alguien sin tan siquiera tocarme me suministrara alivio y consuelo, convertida en una esponja empapada de emociones y el vacio actuando como un torrente involuntario e impetuoso…Y mi gesto triste como un todo muy hermoso…

En un tiempo, de la noche a la mañana o tal vez a la inversa, sentir que algo ha cambiado, no saber muy bien qué, sin embargo comprender a la perfección que la mejoría no ha sido fruto de mi heroicidad, porque no está  al alcance de imbéciles como yo, pero de entre todas las desdichas decides quedarte con las del sarcasmo y entonces elijes continuar por tus azarosos caminos, mandarle un saludo al sol, ponerle una letra valiente a la canción de tu vida y hacer así más llevadera la espera hasta que vuelva sin previo aviso o con él esa  sensación de vacío…Y tal vez haya de nuevo alguien al que mi gesto triste le vuelva a parecer un todo muy hermoso…Tal vez…

Sin embargo ahora mismo he decidido que no, no volverá a suceder, ¡no quiero volver a ese bucle, no quiero estar rota y que alguien diga que mi gesto triste es un todo muy hermoso!…No quiero que eso suceda de nuevo…¡No sé si podría soportarlo!…Esa extraña plenitud contradictoria…No…

Tampoco sé si soportaría el vacio eterno, pero quiero probarlo porque si funciona, si lo soporto, será para siempre…Tantas idas y venidas no son buenas, no me hacen bien, no me funcionan…¡No las soporto!…

Y mi gesto triste como un todo muy hermoso en el vacio eterno… (Esta es mi ironía final)… “

sK


                                                           


16 comentarios:

  1. Pues está muy bien este texto, con esa oscura belleza que lo hace especial. ¿Por qué será que nos atrae tanto el vacío a los humanos? Pero también, y con la misma fuerza lo hace la plenitud. Y de la combinación de ambas fuerzas solemos conseguir el equilibrio.
    Un abrazo grande, Sofya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel...

      Abrazo grande :)

      Eliminar
  2. Plenitud contradictoria, así es todo el tiempo. Hermoso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La tristeza resulta atractiva.
    Yo que soy un triste perpetuo doy fe de ello.
    Mil veces lo he experimentado.
    Mil veces me lo han dicho.
    Mil veces me ha enloquecido.
    Y al final mi tristeza se convirtió en misantropía.
    Y aquí estoy.
    Alejado de todos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las decisiones marcan destino, a veces elegimos destinos con compañía, en otras ocasiones optamos por destinos en soledad...Supongo que lo realmente importante es poder elegir, tener plena libertad para ello, y si consideras atractiva la tristeza es muy fácil caer rendido ante su encantos misántropos..Muy fácil...

      Besos.

      Eliminar
  4. Y es que parece que estamos hechos de curiosas contradicciones.

    Muy bueno, Sofya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy curiosas...

      Gracias por pasarte Ada!

      Eliminar
  5. Creo que la clave está en aprender a vivir el momento, sentirlo, no juzgarlo, no apropiarse de él, enriquecerse, .... vivir todas las facetas de nuestra vida, de nosotros,.... sin aferrarse a ellas.... y entonces.... estarán, pasarán, volverán, y se irán.... y entonces.... nos construimos, nos mejoramos, nos conocemos, nos respetamos, nos autorizamos, nos sentimos llenos y vacíos,.... sin más, sin angustias, sin obsesiones, sin destrucciones, .... y simplemente SOMOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente somos...Suena complicado...
      Tu comentario suena genial!

      Besos y gracias por esas palabras!

      Eliminar
  6. Un texto precioso. El vacío no está vacío.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José...Me gusta la idea de que el vacío es fértil, eso implica que no está vacío estrictamente.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Creo que solo esa belleza nos salva del horror del vacío... muy buen texto, Sofya. Me reconozco en esa batalla y en ese dichoso torrente.

    Besote! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te reconozcas en él y que te guste...

      Besote Andoni! :)
      (Siempre estás ahí, gracias! )

      Eliminar
  8. Ese vacío que dices ocupar no lo es tanto ya que para llegar a él, en esas idas y venidas, has ido dejando tus marcas distintivas en balizas salvavidas y alguna de ellas, en cualquier momento, te permitirá el retorno al gesto alegre que añoras.
    Al igual que no está en mi mano tocar emociones si está en tu boca dejar una sonrisa (Gesto ligero y sutil de la boca para mostrar alegría, agrado o placer).
    Gracias por ella.

    ResponderEliminar