domingo, 21 de junio de 2015

# 7

Vacaciones en Roma…
No un viaje por la impresionante y grandiosa capital…Un viaje por mi cabeza, para pensar, para estar sola…

Y le conocí…
Hablándome de cosas serias con una dulce y triste sonrisa me convenció sin retorcerme el brazo, para pasar juntos una semana de intensa entrega…

Adicto a la vida, con la creencia errónea de estar en este mundo sólo para ser feliz…Turbador e hipnótico, con una versatilidad apabullante…

Y regresé…
¡Qué sensación la de volver al inicio sin ser la misma! ...

sK


                                                          



18 comentarios:

  1. Después de volver de Roma no se es el mismo, menos así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay lugares...Hay personas...

      Un abrazo Sergio!

      Eliminar
  2. Aynssssss, volvería ahora mismo....
    Que ganas de volver...
    Aunque no pienso hacerlo hasta que no acaben las obras de la Fontana di Trevi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya nos sorprenderás con una breve crónica o reseña de tu viaje, de esas que tú sabes hacer en forma de versos....

      Saludos!

      Eliminar
  3. Roma siempre es un destino apetecible, más de esta manera tan romántica.
    Además, todo viaje es también un viaje interior. Regresamos cambiados, tonificados, sin ser los mismos que partimos.
    Un beso, Sofya.

    ResponderEliminar
  4. Debe ser que volver es una forma de nacer... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Espero pronto poder ir a Roma, la forma en que lo narras motiva más.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Sofya. Cuando aparece en mi blog alguien mediterráneo -y espero que tú lo seas- me da un vuelco el corazón, palabra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo soy Antonio...Palabra.

      Un beso, cuidate mucho!

      Eliminar
  7. Roma al revés es amoR y volver es lo contrario de ir.
    ¿Es posible que ir a Roma no sea lo contrario de volver al amoR?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos un palíndromo y una dialéctica de los contrarios, para la cual probablemente, no sería afirmativa la respuesta a tu pregunta...Yo no veo aquí un supuesto basado en el dos más dos igual a cuatro, en ocasiones nuestro sentir marca nuestro destino, mientras que otras veces es nuestro destino el que se encarga de determinar nuestro sentir...El amor es voluble y Roma bellísima en una retroalimentación mutua tendríamos un 50% de posibilidades de convergencia entre ambas y un 50% de divergencia...Esto sin contar las idas y las venidas, no sería un buen comienzo para el fin de semana la idea de movernos en círculos...¿O sí?....

      (Anoche leí tu ¿teorema? y no pude contestarlo porque pensaba que andaba ya espesa, ahora veo que la espesura continua....Mejor dejarlo en este punto! :) ...)

      Gracias por tu reflexión. Saludos!

      Eliminar
  8. Sugerente. Reducirlo a una teorización estética no hace más que opacar su encanto. La intensidad está en las experiencias no en la dialéctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, nada como experimentar, fluir y sentir, es así como crecemos y nos nutrimos....

      Un saludo! y muchas gracias por la visita.

      Eliminar
  9. Ese es el sentido de la vida.... estar para ser feliz, sencillamente vivir la vida con todo y de ahí, conseguir ser feliz....

    ResponderEliminar