sábado, 2 de mayo de 2015

LLÉVAME AL INICIO

Y el castillo en el aire revienta, no explota, he dicho que revienta…Entonces empiezan a caer sus restos convertidos en átomos de pena, tristeza y ¡por qué no!, sufrimiento.... Caen los pedazos y empiezan a amontonarse fortuitamente como en un evento regido por la suerte, fuera de tu control e influencia, y así van formando una ruina de decepción de dimensión  inmensa, algo realmente impresionante…

Y de la ruina al fracaso y del fracaso al error y del error al riesgo y del mismo riesgo a la propia vida, a nuestro latido más profundo, al inicio…

Entonces, contar con el poder que supone la capacidad insolente e indolente de decir: “No os molestéis, ya conozco la salida”, aunque al final siempre regresemos al inicio, aunque al final siempre haya alguien en el lugar y en el momento equivocados para que le podamos decir:

-      Llévame al inicio.

sK


                                                         


10 comentarios:

  1. La vida es como el juego de la oca o las escaleras, como los trabajos de Sísifo. Siempre hay riesgos de perderlo todo, pero también la oportunidad de volver a iniciar y aprovechar esas oportunidades.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Buen texto; todo es un comienzo, como un ciclo que se repite una y otra vez. Lo malo es ser conciente de que todo eso pasa sin que podamos hacer nada. Saludos. Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y por la visita.

      Un saludo Pablo!

      Eliminar
  3. Ojalá pudiéramos resetearnos, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo hacemos, aunque con matices...¿No crees que también existe una fuente de alimentación en todos nuestros inicios para obtener la energía necesaria y funcionar?...Como ocurre con la informática a la hora de resetear...

      Me alegra verte por aquí.
      Un abrazo Drywater!

      Eliminar
  4. Lo que yo veo en el reseteo humano, es que no somos como máquinas, no podemos borrarnos por completo y empezar de cero. Siempre queda algún aprendizaje, algún miedo, algo.

    Supongo que eso puede ser bueno o malo según se mire y según como se lo tome la persona. Más que en el reseteo total, yo creo en el cambio de rumbo y dirección; lo primero me parece imposible de conseguir, lo segundo lo veo más factible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Óscar, el cambio de rumbo es más real en nuestras dinámicas desde luego. Además el hecho de no poder borrarnos por completo también nos ayuda a crecer.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Cambiar de rumbo sin olvidarnos de lo vivido.

    Abrazos, paisana :)

    ResponderEliminar