martes, 21 de abril de 2015

SI NO DESPIERTAS

Tenía un hijo que visitaba a escondidas dos veces al mes y para ello se desplazaba a Valencia sin que ella lo supiese…Te pasas toda la vida con una persona y no tienes ni idea de lo que piensa, de lo que hace, de lo que desea…Esto ocurre porque ya no te importa, tal vez tú no le importas a ella…Ya no te toca…Ni con sus manos, ni con sus palabras…Y entonces entran en acción las mentiras, las de ocultación que son rápidas e intuitivas, difíciles de descubrir y fáciles de justificar, y para los que gustan del riesgo existen las mentiras de creación, que por su nivel de complejidad son más fáciles de descubrir y más difíciles de justificar…¡Eso sí, nada que una buena logorrea no pueda evadir, al menos temporalmente!...

Cuando ella lo descubrió todo por sus propios medios, siguiéndole hasta Valencia, él se justificó así:

      -  No es lo mismo un hijo biológico, que los que tienes para fundar una familia, como hice contigo y con los niños.

Entonces ella empieza a ver sus emociones convertidas en imágenes, piensa en la terrible similitud entre la gran mentira del cine y la de su propia vida, siente un dolor brutal…Bajo una tensión extrema sufre su propio extravío y entonces un pensamiento dominante, gris y fronterizo acude a su cabeza: “ No puedes llorar y reír a la vez”… Y de repente su foco de atención se desvía hacia otra cavilación más extrema: “Sólo se puede ser feliz si no despiertas. Sólo si no despiertas”


Otra pareja pugnando entre los sueños y el despertar, y ambos, interminablemente extenuados porque no es fácil compaginar nuestras tres vidas: la pública, la privada y la secreta…Nada fácil…Y lo más difícil, es despertar.

sK


                                                                       

8 comentarios:

  1. Siento dar siempre la nota de disconformidad, pero creo que ocultar ciertas cosas a alguien no es síntoma de que esa persona no te importe...
    Creo que nunca está de más revindicar las vidas secreta y privada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, yo también las reivindico, pero ocurre que a veces vivir en pareja parece que lleva implícito una cierta anulación de éstas vidas, a eso es a lo que me refiero, y por supuesto, al sentir que pueden ocasionar ciertas ocultaciones.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. A veces, incluso nos callamos cosas con la intención de no hacer daño a nadie. Pero luego se malinterpreta todo.

    Abrazos, paisana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabremos cómo acertar, supongo que al final lo más importante es nuestra conciencia, incluso aunque hagamos daño al otro.

      Abrazos Ada... ;)

      Eliminar
  3. Todos, al fin y al cabo, tenemos derecho a conservar intactos nuestros secretos... siempre y cuando no afecten a nuestras relaciones... interesantes reflexiones...
    Besitos señorita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Señorita Uve...

      Besitos! ;)

      Eliminar
  4. A mí no me gustaría vivir en el engaño. No creo que "ocultar" sirva para no dañar a la otra persona, sobre todo si la quieres y confías en ella. Pero bueno, supongo que cada uno tiene sus motivos y cada caso es un mundo propio que habría que indagar.

    Yo prefiero una dolorosa verdad a tiempo que un jarro de agua fría a la larga, que probablemente será un puñal que deje herida. Aunque también es cierto que todos tenemos secretos, o casi todos, pero no sé si de este calado pero claro ¿quién mide cuánto calado tiene un secreto? Y ya dejo de divagar jajaja.

    Salud y abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Supongo que hay secretos y secretos, y creo que nunca acertamos a la hora de elegir cual contar o cual callar...También pienso que es importante saber qué contar y cuándo hacerlo...El momento es crucial en muchas ocasiones y en otras el detonante.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar