domingo, 22 de febrero de 2015

LA MALA NOTICIA

Quería vaciar su cabeza de aquellas palabras que no eran más que sucias puñaladas.

Era domingo y pese a todo sentía el veneno del último día de la semana como víspera del inicio de la rutina que era, lo sentía, pero lo que más deseaba era vaciar su cabeza.

“¡Es de locos!, ¿con qué frecuencia ocurre un eclipse total?, ¿una vez cada veinte años?...”

Cuando el viento soplaba un juego de sombras la entretenía de esa parte animal suya, de su carácter lobuno. El río estaba oscuro y los almendros allá a lo lejos en plena floración…El río de la vida fluye y es oscuro, ¡sí, claro que lo es!
Desde ese rincón de la infancia le resultaba más difícil embrutecerse y con una calma tensa se sentó cerca de la orilla:

“Primero presentaré los hechos tal y como son, esperaré, no voy a llenar el silencio de mis padres con palabras vacías…Finalmente les contaré los pasos concretos a seguir… ¡No voy a soltar la bomba de que tiro la toalla, así sin más!...Tal vez cuando muere alguien a quién quieres lo peor es no poder despedirse, y eso no ocurrirá conmigo…Todos podrán decirme adiós…Sin excepción.”

Era como si el continuo espacio-tiempo se hubiera roto, siendo sensata o tal vez conformista pensó que en el tejido del tiempo había brechas naturales y en una de esas brechas decidió ubicar su enfermedad terminal.

Nunca había cruzado puentes, nunca había estado en el otro lugar de nada, se pasaba las noches escuchando la banda sonora de la película de su vida, The Wall y era toda una rareza, pues no se dejaba llevar por las ilusiones, aunque las tenía…Pensaba al son acompasado de las ramas de los árboles que como en una comedia, le sucedió lo más absurdo, ella, que era un hacha cumpliendo sus promesas y ahora sus días estaban contados y no de la misma manera que para el resto de los mortales, pues su contador iba más acelerado, absurdamente más rápido que el del resto, y aunque se intentó negar respetuosamente cuando el viernes le dieron la noticia, el universo temporal hizo algo totalmente inadecuado con ella, abrió una grieta y de golpe y porrazo una voz en su interior musitó:

Aquí tienes tus sueños rotos…¡Esto es real, muy real!…”

Siempre hay algún maldito peligro, pero el azar, el gran embaucador se sale con la suya tarde o temprano y suele ser más pronto que tardíamente.

No estaba profundamente afectada porque siempre pensó que lo que de verdad quería era algo que no le parecía posible que existiese.

Y aunque el doctor que le dio la noticia le pareció un psicópata salido de una feria renacentista, como todo hombre de honor que se precie informó de sus intenciones por escrito. El diagnóstico era cáncer de huesos en fase terminal y en resumidas cuentas…Era todo tan raro, ¡como que un perro viese un arcoíris!…

Ahora sólo quería vaciar su cabeza pues en breve se vaciaría toda ella, entera, todo su cuerpo, su mente, todo su ser…Vacio…Vaciados….Vaciada…Vacía en breve, más pronto que tardíamente.

sK


                                                       




16 comentarios:

  1. Arrastro una historia complicada por un maldito cáncer.. y.. Ay..

    ..sí, yo también acabé vacío esta vez al leerte ):

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato es un homenaje a alguien cercano a mí, que decidió no luchar contra la enfermedad...Y un día me visitó para despedirse...Y se despidió de todos sin excepción...

      Aunque sea vacío me alegro que al leerme te hayas sentido así, porque sentir hay que sentir...Lo que sea.

      Gracias por pasarte Salem!

      Eliminar
  2. Una decisión muy personal... aunque eso de poder despedirse no está nada mal... pese a todo es muy triste y muy injusto el tener que irse tan fulminantemente... :(
    Besitos Sofya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es...La vida es injusta y muy triste...

      Besitos!!!

      Eliminar
  3. vaya, saber que esto es una historia real todavía sobrecoge más. me parece una decisión respetabilísima, un derecho incuestionable, no hay decisión más personal, más rotunda, que la de nuestra propia vida. no sé si lo pudieron ver los perros, pero el domingo salió un arcoíris espectacular en la ciudad, lo viste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobrecoge mucho vivir de cerca ciertas experiencias, con el tiempo yo aprecié cierta belleza en la historia ¿sabes?...

      ¡Claro que lo vi raúl, era precioso!
      Abrazo paisano!

      Eliminar
  4. Yo también me quedo helada. Sí, la vida es injusta. Mucho. Y tú lo reflejas muy bien siempre, exponiéndonos situaciones muy difíciles y reales a la vez.

    Abrazos, paisana :)

    ResponderEliminar
  5. Ser consciente de que a veces la vida es injusta tal vez ayude a disfrutar más cuando el viento sopla favorable. Dicen que de todo lo malo se puede sacar una lección, esa es la lección que yo saco del texto, aunque me ha dejado bastante helado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para grandes lecciones, grandes maestros...

      Abrazos Óscar!

      Eliminar
  6. Ayer estuve hablando con una amiga a la que le queda un año para elegir la rama de medicina a la que quiere dedicarse y le pregunté que por qué no oncología... y hoy leo esto...
    :(
    Me dispongo a escuchar The Wall.
    Precioso y reflexivo como siempre, triste como pocos.
    Un abrazo Sofya, grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa atmósfera morbosa y depresiva de la música de los Pink Floyd es envolvente...

      Un abrazo Patricia, grande.

      Eliminar
  7. Hablo desde mi larga experiencia con el cáncer... todavía me sorprenden y me afectan estas situaciones...
    Cada uno vive y expresa esta vivencia a su manera y como bien puede o sabe o quiere o necesita y a través de tantos colores como tiene el arcoiris añadiendo el gris y el negro.
    Es de respetar las decisiones y acciones que todos los afectados sienten y hacen (enfermos y familiares, especialmente los enfermos). Quien quiera que se ponga en su lugar.
    El cáncer es tan voraz que llega a servir para mucho... para vaciar, para reflexionar, para compartir, para aprovechar la última oportunidad, para aprender, para llorar, para unir, para deshacer, para moverse, para romper, para construir, ...
    La última morada para criar malvas, especialmente en tierra, les sirve, sobre todo a los familiares, y aunque parezca irreal, como un espacio para tener "un contacto físico " con un cuerpo que ya no existe. Es, a veces y para determinadas personas, un consuelo para el corazón qué aun no entiende lo que ha pasado o simplemente añora un ser querido.
    Desde aquí, un enorme y sentido abrazo a todos los que navegan o caminan con el cáncer.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que belleza...Gracias por tu comentario...

      Me uno a ti en ese enorme y sentido abrazo a todos los que se han encontrado con el cáncer en su camino o están caminando con él.

      Abrazo enorme también para ti.

      Eliminar
  8. Era todo tan raro, ¡como que un perro viese un arcoíris!…rescato y me aferro a que escribes con el alma. Bendiciones y que el cancer es una mierda completa, acaba y pulveriza muy pronto hasta desaparecer del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Gaby es así, devastador y destructivo.

      Un abrazo!

      Eliminar