domingo, 22 de febrero de 2015

LA MALA NOTICIA

Quería vaciar su cabeza de aquellas palabras que no eran más que sucias puñaladas.

Era domingo y pese a todo sentía el veneno del último día de la semana como víspera del inicio de la rutina que era, lo sentía, pero lo que más deseaba era vaciar su cabeza.

“¡Es de locos!, ¿con qué frecuencia ocurre un eclipse total?, ¿una vez cada veinte años?...”

Cuando el viento soplaba un juego de sombras la entretenía de esa parte animal suya, de su carácter lobuno. El río estaba oscuro y los almendros allá a lo lejos en plena floración…El río de la vida fluye y es oscuro, ¡sí, claro que lo es!
Desde ese rincón de la infancia le resultaba más difícil embrutecerse y con una calma tensa se sentó cerca de la orilla:

“Primero presentaré los hechos tal y como son, esperaré, no voy a llenar el silencio de mis padres con palabras vacías…Finalmente les contaré los pasos concretos a seguir… ¡No voy a soltar la bomba de que tiro la toalla, así sin más!...Tal vez cuando muere alguien a quién quieres lo peor es no poder despedirse, y eso no ocurrirá conmigo…Todos podrán decirme adiós…Sin excepción.”

Era como si el continuo espacio-tiempo se hubiera roto, siendo sensata o tal vez conformista pensó que en el tejido del tiempo había brechas naturales y en una de esas brechas decidió ubicar su enfermedad terminal.

Nunca había cruzado puentes, nunca había estado en el otro lugar de nada, se pasaba las noches escuchando la banda sonora de la película de su vida, The Wall y era toda una rareza, pues no se dejaba llevar por las ilusiones, aunque las tenía…Pensaba al son acompasado de las ramas de los árboles que como en una comedia, le sucedió lo más absurdo, ella, que era un hacha cumpliendo sus promesas y ahora sus días estaban contados y no de la misma manera que para el resto de los mortales, pues su contador iba más acelerado, absurdamente más rápido que el del resto, y aunque se intentó negar respetuosamente cuando el viernes le dieron la noticia, el universo temporal hizo algo totalmente inadecuado con ella, abrió una grieta y de golpe y porrazo una voz en su interior musitó:

Aquí tienes tus sueños rotos…¡Esto es real, muy real!…”

Siempre hay algún maldito peligro, pero el azar, el gran embaucador se sale con la suya tarde o temprano y suele ser más pronto que tardíamente.

No estaba profundamente afectada porque siempre pensó que lo que de verdad quería era algo que no le parecía posible que existiese.

Y aunque el doctor que le dio la noticia le pareció un psicópata salido de una feria renacentista, como todo hombre de honor que se precie informó de sus intenciones por escrito. El diagnóstico era cáncer de huesos en fase terminal y en resumidas cuentas…Era todo tan raro, ¡como que un perro viese un arcoíris!…

Ahora sólo quería vaciar su cabeza pues en breve se vaciaría toda ella, entera, todo su cuerpo, su mente, todo su ser…Vacio…Vaciados….Vaciada…Vacía en breve, más pronto que tardíamente.

sK


                                                       




lunes, 16 de febrero de 2015

RELATO DE INICIACIÓN

Con aire de experto decía que siempre que perdía a alguien se daba cuenta de cuánto lo necesitaba…  ¿Sentimiento contra técnica?...Es importante depurar ciertas técnicas para que el sentir no nos arrastre, máxime conociendo los indicios abrumadores de que el amor fluctúa y de que nosotros regular y concienzudamente nos esforzamos por no aprender pautas novedosas y desaprender las ya obsoletas.

Y sirva como un último aliento de ánimo que no es darle a una tecla y ya está, sino que hablamos de algo así como “no más de lo justo ni menos de lo necesario”…Porque hablar de esto y hacerlo de la propiedad en los cementerios es hablar del mismo sinsentido…¿No?...

Y es que no tiene sentido que nos demos cuenta de cuánto queremos o necesitamos a alguien cuando la persona ya no está con nosotros e ignoremos este sentir durante el tiempo que compartimos juntos…De la misma manera, aunque diferente sinrazón sea, yo me planteo que no tiene sentido comprar una parcela para ocuparla una vez muertos…

¿Qué es lo primero?, ¿debilidad mental?... ¿Y lo segundo?, ¿llevar el capitalismo y su afán de propiedad privada al extremo sabiendo como sabemos que este jodido sistema es un fracaso, y que además una vez muertos ni sentimos, ni padecemos ni sufrimos?... ¡Ah, que se hace por los que se quedan !... ¿Y ellos, no tienen ya sus parcelas con adosados?...

No es que tenga facilidad para opinar de todo, que sí para desvariar bastante, pero no hay que ser desaborido cuando tenemos a alguien que merece la pena formando parte de nuestras vidas y compartiéndolas…

Y es que cuando con aire de experto decía que siempre que perdía a alguien se daba cuenta de cuánto lo necesitaba, algo dentro de mí se rasgaba, se rompía, se desintegraba, y entonces sólo podía imaginar la jaula del león…Y él dentro…

sK


                                                   


martes, 10 de febrero de 2015

IDIOTA DE MIERDA

Casi no hablé, escuché…No había nada malo ni nada bueno en ninguno de los dos, no eran almas gemelas sino almas perdidas…Se conocieron, ¿se enamoraron? y después ya todo fue decadencia.

Él pusilánime y llorón, con los ojos casi siempre cerrados e inyectados en lágrimas, ella por cada paso que avanzaba desandaba cien metros existenciales y no era consciente de ello, jamás lo vio.

Él no carecía de debilidades y ella ejercía sobre su persona un poder tan limitado como inseguro, que con un solo golpe certero podía haber caído, sin embargo no cayó nunca y siempre aparentó ser un poder ilimitado, seguro y férreo a ojos de él.

Casi no hablé, escuché y su historia de amor no fue más que una chapuza inmunda, el suflé se vino abajo muy pronto y sin embargo la envolvía algo casi mítico, como a tantas otras historias de amor aparentes.

Fue una de esas tardes indolentes de verano paseando por Granada, sin un alma en toda la calle…Casi no hablé, escuché su comentario hiriente y mortal:

 “¡Es tan idiota que no sabe todavía que la muerte no es gratis, que se paga con la vida, y su vida ha sido y es una porquería, por eso él es un idiota de mierda!”…

Casi no hablé, sólo pude decir y con voz entrecortada:

-      Yo que pensaba que el tiempo aporta dignidad y plenitud.

Vencer la ira que me provocó conocer esta historia fue cosa mía y las lágrimas que derramé también.



(Porque hay hombres que sufren el maltrato de sus parejas, mujeres o esposas)

sK


                                                                      


                                               




                                                      



miércoles, 4 de febrero de 2015

CORAZÓN NEGRO

Se le escapó de los labios un te quiero…Se le escapó pero no lo sentía…Y en la foto salió como de costumbre, no sabía posar manteniendo la sonrisa, pero además no le apetecía sonreír…Se pasó la celebración mirando y repasando sus secretos como una loca, con una mirada de hielo y un abismo en el corazón, en su corazón negro digno de una experta vendedora de humo, de falsas emociones y sentimientos vacíos a cambio de un acaudalado bienestar material y económico.

Las personas somos un conglomerado de actitudes, creencias, deseos y aspiraciones tan fascinante como repugnante.

Y mientras él le decía que se sentía tan feliz que creía que nunca iba a sentirse de igual manera, ella recordaba aquella primera herida de la infancia, difícil de soportar pero manejable, y luego pensaba en aquel segundo golpe justo en el mismo sitio y en cómo así se vino abajo toda su estructura psíquica.

El ambiente festivo y los invitados bailando la distrajeron por un momento y al bajar la guardia pensó que se sentía como cuando tenía dieciséis años, y por ello le resultaba imposible ser honesta consigo misma, también por este motivo sólo había podido aprender a mal vivir, pero a veces las cosas que empiezan bien acaban en tragedia, así que si los inicios ya son difíciles y oscuros, los finales no suelen ser muy fáciles ni claros….

Y ahora cuándo se preguntaba a sí misma “¿quién soy yo?” no obtenía respuesta alguna, sin embargo cuando se preguntaba: “¿cómo soy?” sí lo tenía claro y con ilimitada franqueza pensaba: “Soy sensible, agresiva, malvada y cochina”

Ahora sólo le quedaba ponerse frente a frente para saber quién era, airear las heridas del alma, dejarse de historias de espadas y brujerías y gritar como el mismísimo diablo:

-      ¡Jugad sin mí!


sK