martes, 6 de enero de 2015

NOCHE DE REYES

Se había pasado la noche de reyes en ese club de alterne, todo el rato con la prostituta de siempre…Estaba ya en la calle, caminando solo bajo la tenue luz de las farolas con un frío gélido que podría congelarle el alma, sin embargo, ésta ya estaba congelada, así que el helor nocturno se dedicó a otros menesteres no menos fríos.

Eran cerca de las cuatro de la madrugada y realmente hubiera preferido que sus pasos le llevasen por otros caminos, pero no, ellos se movían caminando con una predeterminación absoluta hacia su casa, ¿tal vez hogar?....Y allí, estaría su mujer dormida ya a causa de la extenuación por las lágrimas, y de nuevo, al zambullirse en esas sábanas que volvería a sentir ajenas, percibiría la almohada húmeda de tristeza y dolor femeninos.

Tabique con tabique sus dos hijos pequeños, ajenos por ello al mundo y a su realidad familiar, soñando embriagados por la magia falaz de la navidad y de los magos de Oriente.

Sólo se oían sus pasos por las callejuelas y en ese silencio anestesiado de la vida, sarcástico e irónico empieza a reír como si no hubiera conocido la cordura nunca, y entonces, detiene sus pasos predeterminados…El alcohol, su más estrecho colaborador existencial le puso ante él la triste y patética visión de lo que en unas horas iba a vivir, la gran comida familiar de reyes, el asado de cerdo, la felicidad ingenua de los niños con sus regalos, su mujer que luciría radiante para la ocasión y la familia que lo haría ignorante y ajena a la realidad…Y entonces grandioso y soberano el sinsentido… Y a continuación obtuso y torpe el fenómeno de “tocado-hundido”.

sK


                                                                              

12 comentarios:

  1. Me da por pensar que tu relato tiene que ver con la desesperanza, con el estado normal de las cosas de alguien que ha dejado de tener ilusión y que simplemente sobrevive guardando las apariencias. Es un relato vívido, donde nada sobra, pero no sé por qué me produce desasosiego.
    Muy bueno.
    Soy seguidor de tu blog desde hace cuatro días.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manuel...
      A veces veo en la desesperanza una extraña o controvertida loa a su opuesta, porque a veces hay cosas que sí podemos cambiar.Sólo a veces...

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Muy triste, y por desgracia demasiado real (aunque en este caso muestras un extremo casi insostenible), quiero pensar que la ilusión de los niños salva un poco el día.

    Como regalo tardío de reyes, te recomiendo el poema "El trabajo sucio" de Roger Wolfe.
    "Alguien lo tiene que hacer".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. " Uno mira alrededor y se da cuenta de que hay montañas de ropa sin lavar"...

      Gracias Miguel, de esas recomendaciones a mí, las que te apetezcan.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Y los niños, ¿no percibirán estas situaciones?, ¿no notarán la tristeza de su madre?
    Quizá se refugien en los sueños para evadirse del entorno. Qué difícil realidad nos muestras, Sofya.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infancia debería ser SIEMPRE un ciclo vital en el que la felicidad fuese el estado estrella de los niños...Esto no ocurre siempre, sin embargo la ingenuidad y la pureza que nos envuelven cuando somos muy pequeños, actuan como una protección temprana que va desapareciendo conforme crecemos y por ley de vida o conforme nos la arrancan por ley antinatura...En cualquier caso, yo creo que la realidad siempre presenta cierto grado de dificultad, ser humano tampoco es fácil...

      Abrazos! :)



      Eliminar
  4. Que realidad más desoladora y triste,... Porqué continuar? Para evitar hacer daño, a quién? Para evitar la soledad? cuando ya estan solos. Para dar tiempo a una segunda oportunidad?, para no luchar por lo que quieres o no quieres?, acaso se es tan inocente para creer que los niños son ciegos, sordos o insensibles?... Quizás merezca la pena este sin sentido........?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ser sincero con uno mismo y tomar las decisiones en los momentos cómodos, además de tomarlas basándonos en la fortaleza del carácter, no en la debilidad, son dos criterios principales en la base de la integridad personal, todo, para no nadar entre dos aguas o al menos definirnos lo más pronto posible"...Yo estoy con él, y él es Jon Morgan.

      Gracias por pasarte.
      Besitos!!! ;)

      Eliminar
  5. Desalentador vivir en una mentira por no tener el valor suficiente, o el amor propio, de enfrentarse a la realidad y cambiar lo que no funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es desalentador, cuesta creer que se pueda vivir así...Pero se vive!...O se mal vive!...

      Abrazo!

      Eliminar
  6. Hay tanta hipocresía y sordidez detrás de vidas aparentemente perfectas o al menos convencionales... ójala muchos rompan con todo ello este año...
    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demasiada hipocresía y muy poco sentido común ...

      Un besito Señorita Uve!

      Eliminar