jueves, 1 de enero de 2015

LLENAR EL SILENCIO

Algún día podría desechar todos estos burdos bocetos, hacer la maleta y poner tierra de por medio…Una especie de respuesta críptica…A veces todo se vuelve del revés y mis pensamientos giran vertiginosamente en una desesperada e impotente cerrazón mental.

Es como si hubiera caído sobre mí una condena, ¡ojalá pudiera tener la mala memoria de un anciano!...Pero nada más lejos de la realidad, además para más inri los detalles acuden a mí taladrando mis hemisferios, bombardeando mi corazón y haciéndome sentir fuera de juego…De nuevo game over.

Cuando era pequeño mi madre desaparecía, al principio a ratos, después tardes enteras, finalmente lo hacía por días completos, luego regresaba como si no hubiera ocurrido nada…Nunca hablamos de aquellas huídas suyas en las que yo me sentía terriblemente abandonado, solo, luchando contra la soledad que aún me persigue y de la que por cierto todavía no consigo escapar…Leí que cuando un peligro acecha a un grupo de monos, la ansiedad se dispara y su impulso instintivo les lleva a apiñarse y acicalarse unos a otros febrilmente…Todo esto sólo sirve para aliviar la sensación de soledad no para reducir el peligro obviamente…Puede que como leí en aquel artículo no sea consciente de mi profunda necesidad animal de presencia ante una situación de incertidumbre…La exigencia trabaja a favor de la resistencia y el dolor reaparece de una manera más devastadora….¡No sé si empezar a consumir crack o de lo contrario dejar de esconderme y aceptar lo inevitable!…Y a estas alturas escucharla entonar el mea culpa ya no surte el efecto ansiado y soñado…Sería como escucharla llenar el silencio con palabras vacías…Y lo cierto es que ahora, precisamente ahora, no hay ningún combate que librar ni ningún plan de batalla que trazar, supongo que por primera vez  en mi vida he de bajar las armas…Bajar las armas y descansar…Manejar mi angustia y no distraerla…Y por supuesto no hacer caso a este miedo inoportuno, sobre todo cuando surge en sus numerosas y múltiples versiones sin fundamento.

He hablado con mi hermano y él lo tiene muy claro, de tan claro que lo tiene da asco:
 -   Cuando nuestro mundo emocional está infantilizado buscamos culpables en lugar de auto-examinarnos, así que ¡tú mismo!

Mi respuesta no se ha hecho esperar: 
-  Lo que pasa es que tú eres un revienta enigmas, eso es lo que pasa!… ¡Esto es violencia familiar!, ¿lo sabías?...

A lo que él muerto de la risa me ha respondido:
-  No, estás muy equivocado, lo que ocurre es que tenemos muchas distorsiones sobre nosotros y es la mirada del otro la que nos ayuda a que esas distorsiones se desvanezcan.

A continuación se abre paso el silencio y entonces yo me planteo cómo llenarlo de nuevo…Y no sé porqué, pero probablemente lo llene de más y novedosas distorsiones.

sK


                                                      



12 comentarios:

  1. No hay más dureza que mirarse a un espejo y oir el silencio, e imagino que no habrá más paz que poder disfrutar y aceptar tu propia mirada sin tus propios juicios y poder disfrutar del sonido tranquilizador del silencio. Noa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante y terapéutico reto.
      Gracias por pasarte..

      Besitos! ;)

      Eliminar
  2. Hace poco una amiga me comentaba algo parecido. Necesitaba preguntar ciertas cosas a cierta persona, no por su necesidad de solucionarlo, sino por la necesidad de entenderlo. Supongo que también trataba de evitar crearse esas distorsiones.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presencia del otro es más importante de lo que creemos...No sé porqué pero cuando nuestros pensamientos se mueven en círculos, es cuando más teníamos que plantearnos esa presencia, y sin embargo más nos sumimos en nosotros mismos y en esos círculos de los que muchas veces no tenemos escapatoria.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. "No sé si empezar a consumir crack o de lo contrario dejar de esconderme y aceptar lo inevitable"

    Supongo que cuando te haces ese tipo de preguntas es que algo hay que empezar a cambiar, o al menos, a dejar de distorsionar y evitar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí y gracias que a veces nos llega el entendimiento, porque somos autómatas en todos los sentidos y esto no ayuda en la provocación de cambios, que además, son necesarios en nuestras vidas.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Las situaciones no desaparecen evitándolas y no enfrentándonos a ellas, es más, empeoran con el tiempo, aunque en un principio pueda parecernos que ya nos las hemos quitado de encima.
    Creo que su hermano está en lo cierto, pero, a menudo, cuando alguien nos dice las cosas claras... nos molesta.
    Abrazos, Sofya ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Blanca, tienes razón...Aunque tal vez el hecho de molestarnos es un indicador de que algo no está en su sitio,¡ si todo está bien no hay razón para la molestia!...Esta reacción es muy común, es un mecanismo de defensa que puede pasar a la siguiente fase que sería recapacitar y cambiar el chip, o de lo contrario, puede dejarnos en el mismo punto de ceguera por estar sumidos en ese círculo vicioso.

      Abrazos!! ;)

      Eliminar
  5. Ay, qué duro cuando nos abren los ojos...

    ¡Feliz Año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en el fondo lo más duro es tenerlos cerrados...

      Feliz Año Drywater!

      Eliminar
  6. Lástima que muchos sucumban a la evasión antes de enfrentar los miedos... ser valiente cuesta... cuesta mucho... pero suele terminar mereciendo la pena... el camino fácil comienza siéndolo pero acaba en un fin tortuoso que ni esperamos...
    Mua, mua...

    ResponderEliminar