viernes, 23 de enero de 2015

ADELA Y SUS CAMINOS METAFÓRICOS

Había una parte sofisticada en sí misma que no se atrevía a manejar…Le gustaba el papel de flores en las paredes y una vez a la semana cuando ponía a lavar la ropa permanecía en el suelo frente a la lavadora, mirándola dar vueltas sin perder detalle de los lavados y sin dejar de fumar hierba…

A veces pensaba que era una perdedora común y corriente, pese a sus esfuerzos sentía constantemente que se ahogaba en su propia mierda y pese a su buena suerte, que la tenía, jamás sentía estar en deuda con el mundo ni con todas las almas que lo habitaban.

Una sensación repetitiva e inquebrantable de ser un peón de ajedrez, de dar sólo un pasito adelante la invadía día tras día y en esa rutina distópica la impostura se había instalado a modo de sinergia vital.

Esa noche, como de costumbre estaba en una de esas fiestas en las que jugaba a escuchar lo que pensaba a través de la química, a veces necesitaba escuchar ese ruido suyo interior y entonces lo vio a él…Y le pareció desoladoramente bella la idea de compartir su vida con alguien porque necesitaba testigos de su propia existencia…Él también la miraba…Y en su embelesamiento inducido por las drogas Adela tuvo una visión…

Ambos se besaban y de repente su lengua torneada se alargaba alcanzando la laringe, la tráquea y el esófago del chico y en su recorrido hacia el estómago le hizo con ella poco más o menos un lavado gástrico…Esta sensación intangible e indescriptible le provocó a él convulsiones y entonces comenzó a hacer grandes y exagerados aspavientos casi melodramáticos, y es que el cuerpo va donde la palabra no llega…

Su visión ácida le provocó una carcajada feroz, el joven que no había apartado sus ojos de ella, la miró con una extraña sonrisa y se acercó para preguntarla:

-      ¿Qué pasa, qué estás pensando?

Pese a su embriaguez Adela pensó que a veces creía que la verdad podía llevarla a un estado superior y pese al alcohol y a la química que infectaban su cuerpo y afectaban su mente, pensó que eso era una falacia y entonces animosa contestó:

-      Estoy buscando las palabras apropiadas.

Y volvió a su cabeza la visión y volvió a soltar otra carcajada feroz. Él también comenzó a reírse, sabía que ella estaba ebria y entonces Adela añadió:

-      Pensaba que hay que ser salvaje en el amor.

Él tenía su mirada clavada en los ojos de miel de Adela en los que veía una fuerza evocadora, ella le correspondía y tras pensar que sentía vergüenza por querer ser feliz y tras una especie de satisfacción sexual seca provocada por la profundidad de ese intercambio de miradas, se dio media vuelta y se fue de la fiesta.

Él no la siguió. No estaba solo.

sK  


                                                                  


                                                     

14 comentarios:

  1. ¿Y las encontro? , las palabras me refiero .

    Joder la lengua que se gasta , espero que no sea la tipica cotilla de barrio .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí de hecho las pronunció...." Hay que ser salvaje en el amor" fué lo que le dijo....Fijate, no me imagino yo una cotilla de barrio con el perfil adictivo de Adela..

      Un saludo Orlando!

      Eliminar
  2. Y tan salvaje, me he quedado impactada con ese beso. El pobre está en tal estado que ni la palabra le sale O.O, menos mal que es una visión.
    Qué enajenamiento lleva encima Adela...

    Abrazos, Sofya!

    ResponderEliminar
  3. Me apetecía leer algo entre tantos apuntes y me he pasado rauda, y mi pregunta es: y si no hubiera estado solo, la habría seguido? :)
    Apuesto a que pasito a pasito ese peón podrás lllegar a la línea final y convertirse en dama.
    Un abrazo Sofya, me ha encantado leer tus líneas y abstraerme un rato, maravillosa mini historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tu visita Patricia...Gracias!!

      Besitos!!! ;)

      Eliminar
  4. Interesante construcción del texto, fuera de lo tradicional, y logra ser convincente.
    Me gusta esta frase de su texto: "le pareció desoladoramente bella la idea de compartir su vida con alguien porque necesitaba testigos de su propia existencia…"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no sólo es el amor el motivo por el que decidimos compartir nuestra vida con alguien, de hecho creo que tampoco es el motivo principal (no en todos los casos)...Pienso que hay un abanico de posibilidades, motivos en este caso, y que alguien sea testigo de tu vida es muy loable....¿No?...
      Gracias por su visita y su comentario

      Un saludo!

      Eliminar
  5. Cada vez me sorprendes más. Gracias por tu creatividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta sorprender!!!...

      Gracias a ti siempre...

      Besos!

      Eliminar
  6. Lo que está claro es que por un momento hemos sido esa lengua entrando en la laringe, tremenda imagen ;-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno... buscando las palabras adecuadas dice... y de hecho las encontró... una elegante forma de expresar su tremenda visión... una interesante mujer sin duda... lástima que él no estuviese sólo... aunque me parece que ella tampoco estaba por la labor de ir más allá... con la satisfacción del momento y de esa mirada eterna, se fue tan feliz :)... muy buen texto querida, mis felicitaciones, da gusto parara por aquí
    Mua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lo que da gusto es recibir visitas como la tuya...

      Mua, mua !!!! ;)

      Eliminar